Hermosillo, Sonora. Lunes 23 de Abril de 2018
 
|

420 millones de buenos motivos y las adquisiciones de Morena.

Mensajes
Gilberto Armenta

La gobernadora Claudia Pavlovich Arellano va en camino a cumplir su tercer año de administración estatal en septiembre próximo. Aunado a eso, la jornada electoral sigue caminando, y las candidaturas federales están ya en plena búsqueda del voto, mientras que las locales están cumpliendo con sus registros ante el Instituto Estatal Electoral, en espera de arrancar con sus campañas a mediados de mayo.

Un aspecto interesante que poco se ha abordado es el trabajo intenso del gobierno estatal, sin afectación alguna en los comicios.

Las campañas negras, que siguen presentes en los partidos contrarios al PRI, han visto frenado su accionar justamente por lo impecable de ese trabajo claudillero.

En casi tres años, las inversiones han llegado a Sonora de manera permanente para aplicarse en salud, economía, educación, carreteras, escuelas, programas sociales, vivienda, hospitales, vialidades, atracción de inversión y generación de empleos, entre otras tantas.

Y en este mismo sentido, se abre un parteaguas interesante: familias vulnerables y mujeres.

Todas las propuestas electorales que ya están en proceso hablan de apoyos irrestrictos a estos dos sectores tan sensibles, y esas acciones han sido la constante en el trabajo de la gobernadora Claudia Pavlovich. Si la oposición critica este trabajo, el solo intento de proponer lo mismo convertiría su discurso electoral en una indecible perorata sin sentido.

Por eso, Claudia Pavlovich Arellano ha sido calificada de manera notable como gobernadora.

Y eso es el motivo por el que mientras los candidatos están enrolados en sus quehaceres, el gobierno del estado sigue anunciando importantes inversiones en Sonora. En apenas una semana, mas de 420 millones de pesos, distribuidos en atención a vialidades, inicio de la construcción del Hospital General de Especialidades, y el arranque de la obra del Parque de Innovación y Alta Tecnología. Visto así, la infraestructura, la salud y la atracción de inversiones siguen latentes en la agenda estatal. Y la generación de empleos, directos e indirectos que estas inversiones y obras generan, van encaminados a mejorar la calidad de vida de los sonorenses.

Las comparaciones nunca son buenas, pero si usted recuerda la administración pasada, la de Guillermo Padrés Elías, en este mismo periodo de su gubernatura ya estaba acosado por la inactividad, la falta de transparencia, los primeros indicios de corrupción, y una seria y vergonzosa intromisión en el proceso electoral del 2012.

Por eso la gobernadora Claudia Pavlovich sigue caminando de frente, y eso molesta a la oposición.

En otro tema, y siguiendo con el manejo de los perfiles políticos, pero en sentido opuesto, los partidos políticos Morena y Acción Nacional intercambian personajes que, a vista de sus acciones partidistas y políticas, no deberían militar ni en uno ni en otro.

Morena anuncia, con bombo y platillo, la incorporación de Luis Fernando Rodríguez Ahumada, ex diputado federal de Acción Nacional y ex candidato independiente a una diputación federal. Al menos, ese fue el expediente que Alfonso Durazo Montaño presumió a la hora de presentarlo como la nueva adquisición de la coalición “Juntos haremos historia”.

Pero omitieron comentar que también fue sub secretario A en el sexenio padrecista, y representante del mismo en Ciudad de México. Prefirieron no comentar también que Rodríguez Ahumada ha protagonizado escándalos públicos en antros, reyertas electorales como “mapache” en los pasados comicios en Baja California y en Sonora, enfrentamientos prepotentes con empleados de tiendas de servicio en Hermosillo, mala relación intrapersonal con panistas y que, lo más importante, traicionó a quien durante seis años le extendió un cheque por sus servicios. Y es que, en los últimos tres meses de la administración padrecista, y ya cuando Claudia Pavlovich era gobernadora electa, Luis Fernando despotricó en contra del todavía gobernador Guillermo Padrés Elías, en un ánimo por mantenerse vigente como político panista. Importante recordar también que en el 2012 y en el 2015 no le permitieron candidatearse a ninguna posición porque su perfil no era adecuado, ni sus números ante el electorado lo validaban.

El caso de Jesús María Martínez Samaniego, “el chuma”, debe comentarse aparte. Primero fue panista, luego morenista, y al final, panista de nuevo, en menos de 3 meses. Recalcitrante crítico del PAN y admirador de Morena, hoy es diputado blanquiazul en sustitución de Carlos Fu. Esté usted pendiente de la siguiente entrega.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=142301

Publicado por en Abr 5 2018. Campo bajo Reino de Sátrapas. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte