Hermosillo, Sonora. Sbado 19 de Agosto de 2017
 
|

A pagar deuda histórica a etnias sonorenses: Pavlovich

CPA etnias

CONTRAPESO
Por Jesús Olivas Figueroa

El discurso de cada sexenio, “Tenemos que abonarle a la deuda histórica con las étnias sonorenses”, pero se extinguen las gestiones y los Yaquis, Mayos, Seris, y Guarijíos siguen en las mismas circunstancias.

Y no es que se estén muriendo de hambre, aunque se sabe que los Guarijíos si sufren más penumbras que los demás hermanos indigenas, sin embargo, las condiciones de desarrollo de estas familias siguen caminando por detrás del resto de los sonorenses.

Han pasado gobiernos, y el discurso sigue salpicando la demagogia, pero ahora con el anuncio de la gobernadora Claudia Pavlovich en tierras étnicas, se pretende pulverizar las promesas incumplidas de sus antecesores, y sobre todo, del desconocimiento que le atizaron los “Nuevo Sonora”.

Claudia no solo prometió, sino que fue con las manos ocupadas, llenas de esperanza, pues las becas que les dio a los niños y jóvenes tiñen de prosperidad, la mandataria se hizo acompañar de la Comisionada Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indigenas, Nuvia Mayorga.

Además de la becas Claudia llevó vivienda y apoyos a proyectos productivos para que el desarrollo llegue por fin a las étnias, ese que se ha resistido gracias a pa demagogia de gestiones pasadas.

Los encuentros se desarrollaron en Chirajobampo, en la región del Mayo, y en la comunidad Yaqui Loma de Guamúchil, municipio de Cajeme, donde la Gobernadora Pavlovich y la Directora del CDI, Nuvia Mayorga, reiteraron el trabajo conjunto de la federación y estado para resolver necesidades de las etnias sonorenses.

En el primer punto, la Gobernadora Pavlovich y Nuvia Mayorga, entregaron 200 acciones de vivienda para habitantes de comunidades indígenas de Navojoa, Huatabampo, Etchojoa y Plutarco Elías Calles, mientras que en el segundo encabezaron una reunión de seguimiento con autoridades tradicionales de los 8 pueblos Yaquis.

Ahí entregaron certificados para proyectos productivos ganaderos, agrícolas, pesqueros y de promoción de la cultura, además de 5 millones de pesos correspondientes a mil 600 becas para secundaria, preparatoria y universidad, las cuales se recuperaron luego de dos años sin entregarse.

Lo anterior evidencia las ganas que se tienen por sacar a flote el rezago lastimoso que amenaza año tras año con terminar la tradición indígena, un preocupante futuro incierto que atiza las más lacerante vida de personas que le dieron identidad a una tierra.

Aquellas hazañas comandadas desde 1925 por el jefe Yaqui Juan Banderas, y los incansables Indio Cajeme y Tetabiate, dejaron plasmado en la historia de Sonora a un pueblo inquebrantable, con un agudo sentido de la pertenencia.

Al paso de los años esas hazañas se fueron difuminando, poco a poco la sociedad se fue olvidando de ellos, de aquellas gestas que formaron el carácter de los sonorenses, de ahí permeó esa fuerza y tesón que caracterizado a la entidad.

Sin embargo, es preocupante como los mismos gobiernos se encargaron de ir acabando esa tradición, sus mensajes repletos de demagogia de apoyo irrestricto a los pueblos indigenas que no ha pisado las tierras étnicas.

Por esa razón, lo que Claudia ha hecho hasta el momento, es encomiable, es la semilla que pudiera en determinado momento, avivar el fuego de las tradiciones y rescatar a las étnias bajo un sistema social actual y con politicas públicas de igualdad en comparación al resto de los ciudadanos.

Y no es que los Yaquis y Seris no tengan opciones económicas, es más, creo que son los más privilegiados, eso gracias a sus acomodadas zonas de asentamiento, sin embargo, las demás étnias no tienen esos privilegios.

Mire usted, más allá de esos privilegios, los recursos se pierden en una marginación abismal, donde el desarrollo no se palpa por ningún lado, pasan los años y las cosas siguen igual, es como si el tiempo no pasara por ellos.

Y es ahí precisamente donde la gobernadora Claudia Pavlocich se está ocupando, en apoyar con otro tipo de impulsos para que el desarrollo tiña con verdaderos cambios estructurales y al mismo tiempo, llevar al aro del respeto las tradiciones étnicas.

Basta ya pues, y aniquilen la demagogia y pasen a los hechos, así como hasta ahora lo está haciendo la mandataria, ese es el camino del rescate étnico, y no solo la promesa vacía, discurso que no hace eco socialmente entre los indigenas.

Listo…Dios los bendiga, cuide y proteja…
Cualquier duda, aclaración o crítica mi correo es jessolfi@gmail.com Twitter @jessolfi_y

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=97853

Publicado por en May 24 2016. Campo bajo Contrapeso. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte