Hermosillo, Sonora. Sbado 19 de Octubre de 2019
 
|

A votar ¡Vamos todos a votar!

Crónica Legislativa
Congreso de Sonora

Gilberto Armenta

 

La incertidumbre en el Congreso del estado era saber que pasaría con los 16 cesados. ¿Los retirarían de nuevo con el uso de la fuerza pública? ¿Encontrarían candados y cerraduras nuevas? ¿Les permitirían el ingreso? No se supo ni interesó, ¡porque la sesión tomo giros inesperados!

 

El abanico de diputados mostró casi el mismo cuadro. Los mismos que deciden no usar la corbata y vestir en mangas de camisa, las damas cada vez más elegantes. Pero, amigo mío, olvídese usted de la vestimenta, ya hay detalles más importantes que hablar sobre el congreso y sus diputados.

 

El acomodo en sus curules, el tañido de la maestra Mancha, el pase de lista, algunos diputados frotando sus manos, las viandas y las humeantes tazas de café, la fruta de temporada aderezada con Tajín y las botellitas de agua del Costco ¡Todo listo, a darle!

 

–          El presupuesto que el gobierno del estado ejerce es muy grande y debe regularse. En aquellas áreas donde se observen excesos, hay que recortarlos. – dijo la diputada elegantemente parada en tribuna.

–          Que no compren más autos ostentosos y si uno se lo roban o se destruye, que la póliza de seguro lo reponga. Que se investigue el destino de los recursos, que se castigue a quien se los robe. – Continuó ella mientras algunos de los oyentes asentían con la cabeza.

–          Que se bajen el sueldo y que desaparezcan los bonos y los sobre sueldos…

–          ¡Bravo, bien por la diputada de Morena! – se escuchó decir a un despistado asistente parado entre las butacas con el puño al aire.

–          ¡No es de Morena, es la lola, la de MC! Le corrigieron.

–          Pues… bravo de todas formas, desde ahora es de Morena – le replicó el mismo despistado y la carcajada se dejó escuchar.

 

Con este proyecto de decreto, que trató sobre la austeridad y ahorro gubernamental, la diputada María Dolores del Rio Sánchez, del Movimiento Ciudadano, dejó claro que, en adelante, será la voz amable y catedrática de los partidos que en la elección conformaron la coalición. Así que, consideré usted a Morena ya con 11 diputados en su bancada.

 

Luego vino Alejandra López Noriega, de la bancada albiazul que “mató” a los malos funcionarios que se les ocurra caer en inhabilitación por corrupción, también Francisco Javier Duarte del Panal que ponderó los derechos de los niños cuando de política social se trate, y el dedo en la llaga la puso el sanluisino Jesús Alonzo Montes Piña, cuya iniciativa busca acabar con la puerta giratoria que, lamentablemente, mantiene a los delincuentes en libertad. ¿Y que cree usted? ¡Les aplaudieron a todos, se aplaudieron entre ellos!

 

¿Hasta cuando seguirán aplaudiendo los diputados?

 

Sentado en su curul se observaba a un ansioso Carlos Navarrete, es del PT y ex de Morena y ahora diputado del PES, mirando con insistencia la tribuna, practicando su dicción con cada participación que se daba, y con la iniciativa que presentaría quemándole las manos – no te desesperes, ya merito te toca – parecía que le decía Jesús Alonzo Montes Piña, su coordinador de bancada.

 

Los puntos 8, 9 y 10 del orden del día fueron de hilaridad, aderezados de errores, malas asesorías jurídicas, equivocados contextos parlamentarios. Discusiones en lo general y en lo particular abiertamente improcedentes, doble votación o carencia de estas. Comisiones no integradas, “excesivas” interpretaciones. ¡Chunga pues!

 

Mire usted, primero fue el diputado huatabapense Filemón Ortega Quintos, que exhorta a la gobernadora Claudia Pavlovich, para llevar los apoyos que los municipios afectados por las lluvias ocupen. ¡Aplausos otra vez! El exhorto fue bueno, ¡preciso!, y con carácter de irrevocable. Solo que el priista Jorge Villaescusa le hizo algunas precisiones: el gobierno del estado ha estado atendiendo este tema desde el inicio de los temporales mismos.

 

–          Le digo, diputado, que son 11 municipios los declarados ya en emergencia, se han entregado miles de despensas, litros de agua, y cobijas. También le comentó que se esta trabajando de manera coordinada con la federación para bajar mas recursos para atender esta problemática, que el ejercito mexicano tiene implementado el Plan DN III y que los sonorenses afectados no están solos –.

–          Pero la gente de Álamos me esta hablando, hay algunas comunidades incomunicadas – aclaró la diputada Griselda Soto.

–          ¡Cierto! – espeto Filemón Ortega. Son 5 las comunidades en esa condición, finalizo.

–          Yo digo que, aunque no nos han pagado nada aquí, todos ganamos bien, y tenemos la manera de donar 5 mil pesos de nuestro sueldo para comprarles agua y medicamentos – reviró Rodolfo Lizárraga de Guaymas.

–          ¡Que sean 10 mil pesos, a voluntad de cada uno! Dobló la apuesta Miroslava Luján, diputada por Hermosillo.

Ya nadie dijo nada, si 5 mil pesos propuestos por Lizárraga les parecieron mucho, ya 10 mil eran una locura.

 

Pero antes, una romería de saludos, de felicitaciones. – Debemos crear una comisión que se encargue de entregar los apoyos, y yo propongo a Filemón Ortega para eso – expuso el priista Villaescusa. ¡Mas aplausos, mas vivas! – Si, que sea Filemón – concordaron todos.

 

Mientras la sesión del pleno se convertía en una guasanga, los diputados del PRI, y del PAN, también los del Panal se mostraban cautos, tratando de digerir lo que sucedía, consultando rápidamente con sus propios asesores y entre ellos. Ya con tanto error y desliz parlamentario, no sabían si los que estaba equivocados eran ellos, o la maestra Mancha contagiada por la emoción de sus compañeros de bancada,

 

Por primera vez, se observó a los 5 coordinadores de bancada reunidos en torno a algo que ya no se supo que fue, pero luego, se retiraron todos asi como si hubieran planeado la siguiente jugada para anotar un Touch Down. ¡Increible!

 

Y así, con los ánimos caldeados y las emociones al por mayor, Carlos Navarrete partió plaza desde su curul con un caminar seguro, firme, recordando en su mente la docena de ocasiones en las que había tarareado, a manera de ensayo, las participaciones de los demás. Al pararse frente a ese micrófono, coloco las hojas que leería sobre la base de la tribuna y con sus manos se afianzo de ambos lados, tomo aire y ¡pum! lanzó su exhorto: – la mal llamada reforma educativa se caerá en esta cuarta transformación, por lo que exhortamos a la gobernadora Claudia Pavlovich a que reinstale a los 57 maestros cesados en Sonora por no presentar la “punitiva” evaluación que los dejó sin trabajo – dijo con tronadora voz.

 

Luego ¡mas aplausos! La maestra Mancha desde su lugar aplaudía con más ahincó. Los rostros de los diputados de los partidos que habían luchado contra esa reforma educativa lucían eufóricos, satisfechos, imaginando tal vez que ellos mismos, tomándolos de la mano, llevarían a esos 57 maestros cesados hasta sus salones de clases ¡echando fuera a los que en el aula se encontraran impartiendo la materia! ¿Qué importa? Ellos ganaron la elección y pueden despedir, contratar o reinstalar a quien quieran.

 

Pero nadie reparó en un pequeño detalle: La reforma educativa todavía no es derogada, no hay marco jurídico para la reinstalación de los maestros cesados, y los gobernadores no tienen jurisprudencia para proceder con esta. Aprobaron pues, un exhorto sin sustento, sin forma, sin legalidad y fuera de tiempo.

 

Ya nadie sabia entonces lo que sucedía en el pleno. La maestra Mancha, campana en mano, se olvidó de que temas debían ser recibidos para luego enviarlos a las comisiones, y cuales debían ser votados en ese momento. Ya nadie sabía si discutían los temas en lo particular o en lo general. A las iniciativas originales se le agregaban puntos a discreción y, a simple vista y oído, ¡cada quien estaba haciendo lo que la revolución les permitía!

 

Fermín Trujillo, curtido diputado del Panal, intentó poner orden, con voz desesperada ente el rampante desorden en el desarrollo de la sesión.

 

Bajo ese ambiente de exaltación convertido en franca Torre de Babel, la diputada ex panista, ex del PES y ahora de Morena, Diana Platt, subió al trono de las propuestas y dictó su iniciativa – vamos Diana, tu puedes Diana, eeeehhh Diana – le gritó su compañera Yumiko Palomares, emulando a esas porristas de secundaria. ¡La locura!

 

La creación de un programa llamado “Trabajemos Unidos contra la Inseguridad, Violencia y Drogadicción” fue su lectura, aderezada de ejemplos y situaciones por lo que un programa así hace falta. Haciendo lo correcto, Diana Platt solicito que su propuesta se enviara a comisiones para su evaluación, pero la maestra Mancha, ya enardecida con los emotivos momentos previos en los que votaron lo que quisieron, a como ellos quisieron, no escuchó con atención y pretendió votarla sin pasarla por comisiones

 

– Un momento, diputada presidente, que quedé claro algo, Diana Platt esta pidiendo se envié a comisiones, y usted quiere votarla, solo quiero aclarar si estamos votando para enviarla a comisiones o para aprobar la iniciativa – reclamo el priista Villaescusa.

 

–          Pues, la estamos votando diputado, creo para aprobarla – respondió la maestra Mancha volteando hacia el jurídico.

–          Diputada presidente – dijo tímidamente Diana Platt – yo la he pedido para comisiones, pero no sé porque en la gaceta aparece para votarla – sentenció.

 

Luego la maestra Mancha rectificó, y con un ¡ahhh que chiste! La manda a comisiones. Y es que, ya todos los diputados que integraron la coalición estaban de pie, aprobando algo que nunca debió someterse a esa aprobación. ¡Más locura!

 

Y asi, para desesperanza de quien escribe, la sesión terminó y la felicidad se acabó.

 

Pero, por primera vez también, los hechos post legislativos fueron llamativos porque, Rogelio Diaz Brown y Jorge Villaescusa, del PRI los dos, tratando de conciliar el tema con Diana Platt, le propusieron una reunión con el titular de la Secretaria de Seguridad, Adolfo García Morales.

 

–          Lo podemos ver en comisiones, para ver a fondo los programas que ya existen al respecto, que ya están implementándose por diferentes dependencias – le dijo a Diana Platt quien, cortésmente, acepto la propuesta.

 

Pero fue Ernestina Castro, la coordinadora de la bancada de Morena, la que mostró un rostro de inconformidad y desacuerdo. ¿Pensaría que el PRI pretende robarles la idea? ¡sabe! Tal vez cambie de opinión cuando conozco todo lo que se está haciendo al respecto.

 

Nos leemos el próximo jueves 27, esperando que ya la sesión se desarrolle con mayor, digamos, asertividad y precisión.

PD Maestra Mancha ¡felicidades! Le tocó la parte más difícil, y pese a todo, lo hizo usted muy bien.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=153384

Publicado por en Sep 26 2018. Campo bajo Mensajes. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte