Hermosillo, Sonora. Martes 28 de Enero de 2020
 
|

Abrazos, no balazos, si chuy…

ARCHIVO CONFIDENCIAL
POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

NO RECUERDO A NINGÚN GOBERNADOR, secretario de seguridad o procurador, hoy fiscal, que uno solo de ellos hablara mal de los integrantes de algunas de las corporaciones policiacas estatales. Y es que, como hoy ocurre, los titulares de las dependencias eran testigos del trabajo que hacían, las jornadas que laboraban, la soba que se ponían y aun así la percepción hacia ellos era negativa.

Por supuesto, el contexto también incluía malos pagos, dificultades en sus familias y un etcétera así de largo, sin embargo se mencionaba una supuesta complicidad con los jefes de la mafia y otro largo etcétera, lo cual, verdad o mentira, era una información no comprobada que como nube deambulaba en dichas corporaciones que, claro está, no manejaban presupuesto para el manejo de imagen, igual que hoy en día.

¿Quién no recuerda al comandante Juan Manuel Pavón Félix asesinado por un francotirador en Nogales y a muchos otros que dieron su vida por mantener la seguridad en Sonora?

¿A cambio de qué?… desgraciadamente del olvido. Vaya, no hay calle o plaza que lleven sus nombres. Ni una placa al héroe caído. Así de ingratos somos los sonorenses que hasta justificamos y cortamos parejo que no se les otorgue la valía que debería.

Por supuesto que se lo merecen pero a nadie se le ha ocurrido una iniciativa de ley que permita recordarlos para que sus hijos, que a final de cuentas terminan de policías pues es la vida que han sostenido en sus casas, les permita recordarlos con orgullo.

A los malandros les componen corridos, les adulan con tumbas fastuosas, con un respeto hacia su memoria y a sus descendientes, ¿y al policía que mataron por defender un hogar que no era el suyo?… olvido vil.

Lo mismo ocurre con los soldados, con los elementos de la marina y con aquellos policías municipales que arriesgan el pellejo en la persecución de un malandro, en la investigación de un asesinato o robo o bien, simplemente al realizar un operativo.

Por eso molestó cuando en una de las mañaneras AMLO habló de 14 ciudadanos asesinados –eran sicarios–, y nunca mencionó al soldado héroe que hizo tal acción –y que fue abatido–, pero que defendió a su pelotón.

O lo más conocido. Soltar al narco junior Ovidio Guzmán sumamente conocido y que en consecuencia acarreó un evento similar este martes en Tierra Caliente, Michoacán, cuando un grupo de sicarios hizo su “culiacanazo” para salvar a uno de sus jefes. https://bit.ly/348UH6I

Eso sin contar los trece o catorce policías estatales asesinados en una emboscada en Aguililla, Michoacán. Y súmele a la lista.

¿Ante qué estamos y qué va a ocurrir?

Si no hay reconocimiento de la labor de los policías, lo más seguro es que o muy pocos quieran pertenecer a las corporaciones o haya desbandada, como ocurrió con aquellos soldados –y policías, claro está–  que se integraronn al crimen organizado como ocurrió con los soldados que conformaron Los Zetas.

Por otra parte, ya vimos que eso de la Guardia Nacional no es precisamente la panacea para combatir el crimen organizado y menos el no organizado, razón por la cual se está orillando a la ciudadanía a comprar armas para su defensa personal y lo estamos viendo en los índices de compra en EU.

Se ha dicho como una verdad de a kilo que la introducción de armas a México sirven para engrosar los pertrechos de los narcos, principalmente, y toda la información va dirigida hacia dicho tenor sustentando, según una información, que ingresan dos mil armas diarias a nuestro país de EU.  https://bit.ly/34cpeRi, https://bit.ly/34jrhmN Y bajo ese argumento se alega que de cada diez homicidios, siete de sustentan en esa afirmación.

Sin embargo hay un punto que no se alega, ni se muestra, ni se discute, que el uso de las armas no solamente va dirigido a narcos, sino a la población en general, sobre todo de la frontera de los estados mexicanos con EU.

El gobernador de SLP señaló que hay un millón 600 mil armas que circulan en México sin control y claro, establece que son de uso del narco. https://bit.ly/2MXjkO3

Y es que no le queda de otra más que justificar ese ingreso para dicho uso.

¿Pero si redondeamos cifras y de pronto se puede observar que quienes verdaderamente se están armando son los ciudadanos, a dónde vamos a parar?

Y cada vez más, cuando por ejemplo –y esto es sumamente real, peligroso y ocurre aquí en Hermosillo–, cuando los mismos policías te dicen y recomiendan que si entran a tu casa y te quiebras a un cabrón, lo mejor es ir y tirarlo al monte para evitar problemas. ¿Pues a dónde vamos a parar?

O bien, cuando un agente del ministerio público amigo te indica que lo mejor que puedes hacer cuando te quiebres a un ladrón en tu casa es que, una vez ultimado, dispares una o dos veces al techo para dejar en claro que disparaste en advertencia y no se detuvo el delincuente, favoreciendo la legítima defensa y que no pases años en enredos judiciales, pues claro que tiene razón el ciudadano en conducirse así.

Entonces, si tomamos los tres contextos: policías desprotegidos y sin reconocimiento ulterior, autoridad que suelta delincuentes y la portación de un arma para proteger el hogar utilizando las estrategias señalada, ¿qué nos queda?… Un estado fallido.

Que es cuando gobierno no puede con el paquete y deja en manos del ciudadano su legítima defensa. ¿O estoy mal?

Pero eso, ¿en qué nos convierte?, en una sociedad típica estadunidense.

Conste, las armas están entrando y el destino final no son los narcos, sino los hogares mexicanos lo cual en el mediano plazo será un problema, no para el ciudadano, sino para el malandro.

¿Usted qué piensa lector?, ¿está bien, está mal? Y es que a eso orilla el gobierno al permitir abrazos y no balazos… ¿qué no?

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=173645

Publicado por en Oct 30 2019. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte