Hermosillo, Sonora. Miercoles 11 de Diciembre de 2019
 
|

Alfonso Durazo y su sueño de ser gobernador de Sonora

COLUMNA ARCHIVO CONFIDENCIAL
POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

PARECE UNA COLUMNA política dictada por el mismo Alfonso Durazo en la que deja en claro su destape por la gubernatura por el 2021.

Pero su análisis, estimado lector, puede definir la certeza de lo que escribió al final Roberto Rock este domingo en su columna que puede encontrar en este link: https://goo.gl/j5syq7

Aunque toda la columna está muy interesante y amerita un análisis desde distintos tópicos, me voy a enfocar en el último párrafo que establece:

“Dos años, no obstante, pueden ser el umbral que Durazo (Alfonso) podría soportar en una dinámica que sin duda tendrá gran desgaste. Es el plazo justo para que en 2021 se lance a buscar su sueño: ser gobernador de Sonora”.

Tantos años de mover el abanico en esto me han enseñado que la información manejada en la columna de Roberto Rock (necesita leerla completa) tiene su origen en el mismo Alfonso Durazo por la profundidad de las aseveraciones vertidas. A lo mejor Alfonso utilizó a un interlocutor con el columnista, a lo mejor no, pero de que es la fuente, claro que lo es.

Por eso vale la pena el último párrafo cuyo señalamiento tajante de que quiere convertirse en gobernador de Sonora pues es su sueño, no lo había leído en ninguna otra parte, lo cual nos lleva a concluir que si ya cuenta con la suficiencia económica y de poder político como el que está empezando a tropicalizar, ello significa que el siguiente paso es pasar a la historia y la única manera de lograrlo es siendo titular del ejecutivo, en este caso de Sonora.

Lógica simple que no requiere de mucha profundidad. Claro, falta ver cómo se acomodan las calabazas pues los análisis actuales contrastarán con los de uno o dos años de más delante.

El desgaste político –tal vez–, definirá una decisión que tomará AMLO sobre quien será su candidato por la gubernatura de Sonora. ¿Y sabe lector?, entre los tres de cuatro prospectos, Alfonso, Ana Gabriela Guevara y Lilly Téllez, ésta última es quien lleva las de ganar, toda vez que como Senadora podrá visitar las veces que quiera el Estado, grillar y llevar agua a su molino y lo mejor de todo, su desgaste estará limitado a su persona toda vez que no va a renunciar para ser funcionaria pública de cristalería como lo serán Ana y Alfonso.

Si lo vemos así, pues, insistimos, Lilly lleva las de ganar. Sin embargo, hay que recordar que uno de los brazos derechos y posible sucesor de AMLO en la presidencia de la república es Marcelo Ebrad, amigo y padrino político de Ana Gabriela, es su cobijo y quien la ha impulsado para que llegara en su momento al Senado la velocista nogalense.

Y si tomamos en cuenta que su influencia sobre el todopoderoso Andrés Manuel es relevante, pues en una lógica ramplona no podemos descartarla de lograr dicha candidatura por encima de la misma Lilly Téllez quien llegó a la esfera de AMLO en una especie de experimento que realizó el tabasqueño y que le salió bien, pero Lilly es como bipolar, como que no se centra bien en su pensamiento profundo pues hay una relación de amor y odio con Andrés Manuel quien se divierte en ese juego gato ratuno. Pero allí está como probable.

El otro que posiblemente sea candidato de AMLO a la gubernatura de Sonora es Arturo Bours Griffith, el suplente de Alfonso Durazo y que hoy es senador tras la renuncia del bavispeño.

La vida empresarial de Arturo Bours Griffith se encuentra en este link, por si le interesa: https://goo.gl/6itg1W

Hay un algo que tiene el nuevo senador, pariente directo de los Bours y que le encanta a Andrés Manuel. Se llama dinero. Y sí, los Bours quieren comprar la candidatura y puedo asegurarle que AMLO la quiere vender..

Podrá usted pensar que el tabasqueño,  desde la presidencia de la república se va a hinchar de dinero. Ya lo está…desde aquel segundo piso del periférico  (a lo que se debe sumar la disposición de 4 mmdp ejercidos desde Morena)  pero dinero llama dinero y la ambición se vuelve una enfermedad, por eso no deseche esta idea sobre Arturo Bours quien está en la edad de merecer, los 63 años. Dos menos que AMLO quien recién acaba de cumplir los 65. Justo a tiempo.

Las mieles de riqueza de Andrés Manuel, podrá pensarse vienen de muy lejos, le puedo asegurar que no tanto. Según se puede analizar, su futuro económico se aseguró cuando siendo jefe del gobierno de la Ciudad de México se construyó el segundo piso, una obra multimillonaria en la cual de seguro le rascaron algunos pesitos.

Para que se dé una idea.

En aquel tiempo la jefa de la delegación de Tlalpan, donde se llevó a cabo la obra, era Claudia Sheinbaum, https://goo.gl/gmWjXv  sí, la misma Jefa de Gobierno Electa de la CDMX (2018-24). http://www.claudiacdmx.com/

¿Y recuerda usted qué empresas participaron en la construcción del segundo piso?, ¿le suena Riobóo?

Ese dato allí está en internet, en este link concretamente: https://goo.gl/L5qHr1

No se necesita ser un analista de profundidad para poder sumar la alianza AMLO-Sheinbaum- Riobóo, recuerde que este último grupo constructor es el que construirá el aeropuerto en Santa Lucía y para lo cual echaron al caño miles de millones de pesos ya invertidos y otros miles más por pago de compensaciones por incumplimiento de contratos, pero el problema es que AMLO no estaba en la lista de beneficiarios del fallecido y criticado aeropuerto.

¿Recuerda aquello de que la ambición desmedida es una enfermedad?, ¿cuadra o se entiende toda la faramalla hecha alrededor del NAICM desde esta otra óptica?

Entonces, bajo este contexto, no pierda de vista pues a Arturo Bours, que si bien de momento no cuenta con los apoyos de equipos de trabajo a su alrededor, si tiene a la mano primos que pueden ayudarle a lograr el objetivo y que, en caso de que no quiera ser el bueno, pues solicitarle que apoye a quien ha querido ser gobernador desde hace algunos ayeres, como su primo Ricardo Bours.

E insisto, la ambición de AMLO por los centavos viene desde sus días de pobreza vividas en Macuspana, hasta las restricciones sufridas en su juventud, tan es así que tardó quince años en culminar su licenciatura. Lo curioso es que la ambición por tener más y más dinero es una enfermedad que no tiene cura pues cuanto más tienes más quieres, no hay un punto de saciedad y menos cuando la segunda etapa de esa ambición se proyecta en los hijos a quienes se les permite gastar a manos llenas sin importar que su riqueza y despilfarro llamen la atención y coraje del populo.

¿Y en esta explicación dónde están las fortalezas de Alfonso Durazo?… Pues el sueño de ser gobernador lo tiene, el dinero no creo, el padrinazgo tampoco, entonces… pues se tiene a sí mismo. ¿Bueno o malo?, el tiempo lo dirá.

EN FIN, habrá que estar atento a las señales que no son tan complicadas de entender. Le seguimos mañana si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=156691

Publicado por en Nov 19 2018. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte