Hermosillo, Sonora. Lunes 10 de Diciembre de 2018
 
|

¿Alguien preguntó a los capos si quieren amnistía?

COLUMNA ARCHIVO CONFIDENCIAL
POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

VAMOS A INICIAR este año agradeciendo y pidiendo por su salud y la de los suyos. Que el 2018 sea pletórico de bondades, estimado lector.

Pero entremos en materia.

Aun no puedo mascar bien esa información proporcionada por AMLO quien ofreció indulto, amnistía o perdón a los llamados jefes de los carteles o de las drogas en México. Y vaya, resonó más esto cuando se mencionó al sonorense Alfonso Durazo como jefe de seguridad nacional cuando el tabasqueño llegue al poder.

De plano, me pierdo en los cómos.

A ver. Volemos un poco.

¿Es decir, Alfonso iría a hablar con los jefes de los carteles y les diría: dejen esa actividad, serán perdonados, libres, no serán perseguidos, tendrán amnistía?

¿Así será?

Si es así pues que chingones pues ello significa que ya saben dónde viven los jefes del narco. Por cierto, la amnistía sería únicamente para quienes manejan el crimen organizado de la droga, los otros: secuestradores, tratas de blanca, redes de pedófilos, violadores, fraudeadores, a ellos no.

El detalle es que si perdonas al jefe debes perdonar al resto de los que conforman la organización: sicarios,  financieros, enlaces de relaciones públicas que hacen los enjuagues con la autoridad pertinente en México y en Estados Unidos, jefes de halcones que son los que vigilan, jefes de distribuidores de la droga o de plazas, jefes de la desaparición de cadáveres, jefes y más jefes… de esto y lo otro.

Entiendo que si amnistían al puro jefe, sería tanto como condenarlo a muerte pues su misma gente lo asesinaría, de allí que la lógica simple es que el perdón debe ser para todos los involucrados.

Bien.

Una vez perdonados, ¿qué sigue?

¿Habrá algún otro negocio legal  que satisfaga los requerimientos a los que se acostumbraron  todos los “ex malandros”?

No creo que sea fácil pues es una generación perdida, imposible de rescatar.

¿O pensará Andrés Manuel y Alfonso Durazo que será muy fácil decirles a los capos de la droga que se sometan, agachen la cabeza, que pierdan su poder, su control, su capacidad de cambiar la historia al asesinar a personajes importante para este país y que dejen de mover pisos políticos y económicos…?

O bien,  ¿se imagina lector?, ya veo a AMLO y Alfonso decirles a esos mafiosos que contarán con una nueva personalidad entregada por el Estado y que se olviden de sus compromisos contraídos con jefes de carteles de otros países con quienes tienen responsabilidades y estos a su vez tienen otros compromisos con otros entes mafiososo de otros niveles y ahí sigue la cadena…

Lo que comprendo, aunque claro, no justifico, es que un jefe de un cartel en México es un rey. No sé en otros países, pero aquí sí.

También entiendo que cada uno de ellos –quienes sean–, imponen un poderío real a base de sangre, inteligencia y dinero que les permite sentirse importantes que según la pirámide de Maslow les genera un estado de ánimo que les llena, les complace y les permite estar en un nivel, un status, que no es el común.

¿Me explico?

Su dinero, aunque mal habido, sirve para dinamizar economías, impulsar modas, hábitos, culturas  negras y blancas, generar riqueza de alguna manera y sobre todo, llegar a acuerdos con autoridades que les permitan seguir con el lucro.

Esos procesos son añejos. Conforman una estructura que se afina conforme a la disposición de la nueva autoridad, pero allí están.

Son personas pues que queramos o no, están en un nivel de respeto fuera de nuestros pensamientos limitadores religiosos que separan lo bueno de lo malo y lo coloca en diferente canasta mental.

Hay que entender que el manejo de la droga es una industria en la que interceden diferentes procesos: producción, comercialización, distribución,  ingeniería financiera y administrativa, ampliación de mercados, eliminación de la competencia, manejo de sistema comunicacional, despachos legales, inmobiliarios, de relaciones públicas, de ingenieros y arquitectos, corporativos empresariales, transportación y un largo etcétera, englobado esto en la dinámica mundial de nuestros tiempos.

Pero sigamos con la idea amnliana. Supongamos que a pesar de los pesares todos quieren tener amnistía y lo logran… ¿y quién atenderá el mercado multimillonario de los consumidores gringo o mexicano?, ¿acaso El Estado?… y allí sigue la problemática, per secula…

Recuerde lector, espacio que dejan unos, es ocupado por otros, es una ley natural. Y si bien es cierto que AMLO busca amnistía para los jefes en México, un hecho claro  que en EU les importa un comino el perdón de la autoridad mexica.

Y por cierto, ¿alguien preguntó a los capos si quieren amnistía?

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=137547

Publicado por en Ene 8 2018. Campo bajo Contrapeso. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte