Hermosillo, Sonora. Viernes 18 de Octubre de 2019
 
|

Cambios en el gabinete ¿en serio?

Mensajes
Gilberto Armenta

Lo más difícil de aprender en la vida, es qué puente hay que cruzar, y qué puente hay que quemar. Bertrand Russell

 

Las alcaldías ganadas por la ya extinta coalición se están posicionando en el escaparate. Las principales, sin aparente excepción, están siendo criticadas incluso desde el interior de los mismos partidos que la integraron, y la crítica ya se está extendiendo a la misma ciudadanía que los votó.

SLRC, Caborca, Nogales, Agua Prieta, Hermosillo, Guaymas, Empalme, Cajeme, Navojoa, Huatabampo y Etchojoa lucen ya indicios de nepotismo, amiguismo, compadrazgo, traiciones, desacuerdos, desencuentros, amenazas, advertencias y corrupción.

 

En el ojo del huracán esta la lejana SLRC, que sufre los embates del hijo pródigo. Nogales lamenta la intromisión del padrecismo y los matrimonios incómodos. Agua Prieta está infectada con el teranismo, Hermosillo niega a sus compadres y presume la arrogancia y el bipolarismo. Guaymas sigue lidiando con el cuñado terco, Cajeme llora a sus muertos y sufre con los cárteles de la droga, y el resto de los municipios se mantiene cargando sus propias cruces.

 

Por si fuera poco, en el Congreso del Estado los diputados sufren con las demandas laborales, los cambios de cerraduras y las intromisiones bajo investigación. Además, una curva del aprendizaje que, increíblemente, aun no inicia y que amenaza con extenderse más allá de lo permisible.

 

Todos los reflectores están enfocados en eso. ¿Cómo se está operando la cuarta transformación en Sonora? Basta que de usted un a vuelta de planas a su periódico, una revisión a sus redes sociales o un monitoreo de portales noticiosos, y entenderá que lo que esta en boga, es no saber lo que se hace, pero hacer como que si se sabe, aunque nadie sepa nada.

 

¿Vale la pena atraer esa voraz atención social? ¿Servirá de algo distraer esa intensa actividad mediática? ¿Alguien recomendaría hacer algo para que esa situación se suavice? ¡No!

 

La política que obtuvo la victoria el pasado 01 de julio se está imponiendo, y los responsables de esa son, precisamente, los que ganaron esa elección. Hablar ahora de cambios en el gabinete del gobierno estatal sería una locura.
Normal es que las especulaciones vayan y vengan, que el fuego amigo intente aprovechar los espacios para, sigilosamente, romper el velo y atizar la leña; y que los militantes de los partidos contrarios, buscando fortalecer sus propios grupos de poder, busquen imponer la cortina de humo con ese tema, el de los “urgentes” cambios en el gabinete claudillero.

 

Pero caer en el juego de esa maniobra sería, francamente, un error de primaria, y nadie en ese grupo de la gobernadora Claudia Pavlovich es lo suficientemente novato como para dejarse sorprender. Entienden todos ellos que, en el contexto político actual, lo mejor es guarecerse bajo el mismo techo, y no aventurarse en terrenos en los que el desorden político está imperando.

 

Insisten muchos, a través de diversas vías, forzar la situación exigiendo al poder Ejecutivo a que dé nombres, que anuncie cambios, y que actué como el librito de la política marca – es sano hacer cambios importantes luego del primer trienio – dicen cual expertos. Pero la realidad es otra, mire usted:

 

Comentan muchos que ya hay suficientes fallas como para hacer cambios, pero no dan santo y seña de estas, y cuando logran hacerlo, queda claro que no tienen suficiencia como para hacer los cambios que demandan.
Omiten, en cambio, reconocer todo lo que estos funcionarios han hecho al frente de sus respectivas secretarías. ¿Conviene hacer cambios, y experimentar con nuevos funcionarios? De momento ¡claro que no! Y entiéndase que ese momento es de mediano y largo plazo.

 

¿Qué no sabe usted lo que se está escribiendo o lo que se lee? Significa entonces que cuando lee los informes de los logros donde quiera que usted acostumbre a informarse, hace como que no leyó, y voltea a otro lado.

 

¿Qué faltan muchas cosas por hacer? Si, la gobernadora nunca lo ha negado, y lo reconoce públicamente. ¿Qué se han cometido faltas y excesos? Tal vez, pero si usted, lejos de denunciarlos donde corresponde, los convierte en temas virales en redes sociales solo para “grillar”, entonces esas faltas nunca serán castigadas, ni las malas prácticas corregidas.

 

Esta administración estatal ya cruzo el umbral de los tres primeros años, y no hay un solo acto lo suficientemente grave como para destituir a uno solo de sus funcionarios de primer nivel. Si acaso, los cambios hay que hacerlos por estrategia, pero no es el tiempo ahora.

 

Mejor es dejar que la política que transformara a México siga sucediendo, y seguirla viendo desde gayola. ¡Para que distraer a nadie!

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=153389

Publicado por en Sep 27 2018. Campo bajo Mensajes. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte