Hermosillo, Sonora. Viernes 15 de Diciembre de 2017
 
|

Chava Díaz y las cinco etapas del poder…

ARCHIVO CONFIDENCIAL
POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

CUANDO MALORO Acosta era candidato a la alcaldía de Hermosillo hace dos años, una de las personas que era objetivo clave para la obtención de información sobre lo que ocurría en el Ayuntamiento, era Salvador “Chava” o “Piri” Díaz Olguín, dirigente del sindicato del municipio que agrupa a mil 782 empleados.

Alejandro López Caballero y su equipo más cercano de panistas entre quienes destacaba  Marcos Noriega Muñoz,  entonces titular de Cidue, área donde laboraba el Chava, fueron quienes le apoyaron para que llegara a la presidencia del sindicato.  Pero les jugó rudo.

Las relaciones entre el nuevo gabinete municipal priísta y la dirigencia sindical empezaron con el pie derecho.  Se dieron acuerdos, se le pagó el compromiso a Chava y a su gente e incluso, en las desavenencias se lograron conjuntar intereses tanto de la autoridad municipal como de la sindical.

La luna de miel duró de cuatro a seis meses.

Como tributo a su lealtad, Chava Díaz se vio beneficiado con diferentes tipos de prebendas y hasta se sintió con la oportunidad de co gobernar junto con las nuevas autoridades, tan es así que buscó ser parte de las decisiones trascendentales de Maloro y su equipo. Vio varios pasteles y pidió su lógica tajada. Y aquí topó con pared.

Se sintió relegado en algunas decisiones como lo que se dijo de la privatización del manejo de la basura y se agarró más poder al lograr, con apoyo de los regidores contrarios, relegar el accionar sobre dicho objetivo.

Y bien dice el dicho. Si quieres destrozar un movimiento social, inyéctale lana. Así pues, cuando el factor monetario  entró por la puerta del sindicato, por las ventanas  se colaron esos pensamientos que irrigan con veneno las arterias que dan vida a la lealtad y nulifican el gandallismo.  Y lo buena onda del líder, simplemente se fue.

Chava Díaz  se acostumbró a un modus vivendi de macho alfa, de jefe, padrino, tomador de decisiones modificadoras de vidas  y destinos, se rodeó de un nutrido grupo de la que consideró su gente, su pandilla, sus allegados, su primer círculo, pero quienes exigían cada vez más dividendos.

Chava pues, limitado en el manejo de las pasiones del poder, sucumbió y no supo qué hacer desde el momento en que fue rebasado por las necesidades de quienes le rodeaban y él no pudo satisfacer esas necesidades.

De allí que buscó crear luchas para mantener cercana a su gente y sentir la vibra del poder. Tras la lucha contra la posible privatización de la basura se enfrascó en el  pago adecuado a jubilados y pensionados,  a nuevas canonjías vía contrato colectivo de trabajo y si no, a presionar con huelgas, (septiembre-octubre) que por cierto fracasaron al faltarle votantes.  http://www.elimparcial.com/EdicionEnLinea/Notas/noticias/09112016/1148379-tribunal-declara-ilegal-emplazamiento-a-huelga-del-sutsmh.html

 

Chava conocía el caminito. Septiembre, mes de informes, se presiona mejor y se pide más. Pero no contaba con que no le dieron lo que pedía y la historia se reinventa: Primero panista, luego priísta y ahora panista-morenista según lo pregona en su página de facebook Alfonso Durazo.

¿A dónde voy con esto?

 

¿Qué le ocurre a cualquier  dirigente sindical al atravesar por las primeras cinco etapas de poder?

La primera que suele durar un año o año y medio en la que en verdad se es un líder serio, querido y bien intencionado.

La segunda fase, más menos de medio año, en la que el dirigente  observa que la autoridad no se le acerca con propuestas millonarias para comprar su conciencia y  con ello solucionar su situación económica por un buen rato pero atento siempre a cualquier oportunidad de enriquecimiento pronto.

Supongamos que la gana con la siguiente administración, encontrándose con las necesidades de la segunda etapa, pues ocurre que entra a una tercera que es cuando cualquier dirigente prueba las mieles del dinero y se envarilla con el placer de comprar y comprar,  fenómeno que no cualquiera sabe dominar y en ese descontrol se incrementan las deudas.

Se adquieren lujos, casas, vicios caros,  resurge el macho alfa, pero de pronto ese nivel de vivencias  llegan a un límite y bajar de ese estatus es harto difícil. Es cuando se entra a la cuarta etapa:

Es cuando piden más y no les dan, de allí que para presionar se inventan luchas de lo que sea, se toma al sindicato como acicate de golpeteo y de proveeduría de recursos,  hay mucho gasto y poco ingreso, no hay lana que alcance y empieza el resquemor por los descuentos hechos a cuotas u horas extras,  para sostener esa vida lujosa y empiezan a aflorar corajes, desconsuelos, desilusiones, pues los agremiados saben que es imposible una vida de lujos con un salario de veinte mil pesos mensuales.

Y la quinta etapa que se le presenta a un dirigente que no sabe manejar el poder, será cuando empiece a contestar demandas penales pues en la línea del tiempo de acciones, por lo general los líderes se descuidan y deja(n) a alguien o a muchos  resentidos porque no le (s) cumplió algo o porqué le (s) dio expectativas inalcanzables o simplemente porque le(s) llenó la cabeza de ideas imposibles de concretar. Y viene la debacle.

En el caso de  Chava Díaz y exclusivamente sobre esto último, pues prometió que se descontarían diez pesos a cada sindicalizado para ser repartido entre los cuatro empleados despedidos de Parques y Jardines. Luis Carlos Tovar, uno de los  corridos, acusó de rajón a Chava pues no le ha dado ni un cinco de lo prometido. Se abre pues la primera rajadura en la pared, haber hasta donde llega.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @archivoconfiden

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=131572

Publicado por en Sep 18 2017. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte