Hermosillo, Sonora. Domingo 26 de Mayo de 2019
 
|

Claudia, la principal damnificada

 

Arturo Soto Munguia

La designación de Claudia Sheinbaum como virtual candidata de Morena a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México enredó la piola de un proceso que venía marchando más o menos sobre rieles, pero que de nueva cuenta puso sobre la mesa de discusión el acaudillamiento de ese partido por el poder de un solo hombre: Andrés Manuel López Obrador.

 

El método para seleccionar al candidato, una encuesta cuya metodología y demás detalles no convencieron a todos, pero especialmente a uno de los aspirantes, puso en entredicho la vocación democrática del partido del Peje, y amenaza con provocar un cisma que fragmentaría más la votación en la capital de la República, y el más importante semillero de votos para la causa pejista en 2018.

 

Si hasta hace unos días muy pocos dudaban que Morena le arrebataría a su medio hermano, el PRD, el gobierno de la capital, hoy ese escenario se ha llenado de matices, al considerar la posibilidad de que Ricardo Monreal, el ex gobernador de Zacatecas compita bajo otras siglas. Con muy pocas posibilidades de triunfar, pero con un potencial importante para restarle votos a Morena y sus candidatos.

 

Así, el principal damnificado de la encuesta morenista no es Monreal Ávila, sino Claudia Sheinbaum que, muchos consideran es la candidata más completa para competir por el gobierno capitalino, pero a la que no le ayudaron las sombras de la duda que arrojó la mencionada encuesta.

 

En un contexto en el que todo se impugna, era previsible que dicho procedimiento provocaría reacciones encontradas, y ya se está viendo. Monreal no ha anunciado su salida de Morena o su candidatura ya sea por otro partido o como independiente, pero sus exigencias para transparentar el proceso apuntan en ese sentido.

 

Como suele suceder en casos como este, el interés de que Monreal rompa con Andrés Manuel concita más simpatías fuera de Morena que dentro de ese partido, y sin duda eso alimentará el discurso polarizador del tabasqueño, en el sentido de que la vida política nacional se resume a una lucha de ángeles contra demonios, donde el ángel principal es él, y los demonios, la mafia del poder.

 

Esa “mafia del poder” que comenzó con Salinas y los salinistas, pero que con el correr de los años el Peje ha ido engrosando con todos aquellos que no lo consideren el único rayito de esperanza y que con convaliden su visión patrimonialista, autoritaria y antidemocrática sobre sus formas de entender y practicar la política.

 

Es muy posible que Ricardo Monreal sea incluido en los próximos días en esa lista, sobre todo porque ya reveló que al menos el Partido Encuentro Social, Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo lo han invitado a ser su candidato. Opciones que dice estar valorando, junto a la de una eventual candidatura independiente.

 

Eso, insisto, no lo llevaría al triunfo, pero sí le restaría muchos votos al Peje, lo cual sería un agravio imperdonable para el tabasqueño, y argumento suficiente para olvidar que fue el propio Peje quien invitó a Monreal a renunciar al PRI para unirse al PRD, donde ha tenido una trayectoria vencedora en los últimos 20 años, incluyendo la gubernatura de Zacatecas, diputaciones federales y escaños en el Senado.

 

Los tiempos cambian. La renuncia de Monreal al PRI, en su momento fue vista por el Peje como un acto de heroísmo frente a la antidemocracia interna del tricolor; también la renuncia de Monreal al PRD, por las mismas razones. Pero la renuncia de Monreal a Morena, hoy, sería vista como una traición del zacatecano y un acto de entrega a la mafia del poder.

 

Esto se pone cada vez más interesante.

 

II

 

Y bueno, no crean que sólo en la Ciudad de México están las cosas que arden en materia de política electoral.

 

En Sonora toda la clase política ya está afilando los machetes y echando mano a sus fierros como queriendo pelear.

 

Un tema que viene acaparando la atención en las últimas semanas, es el de las listas de posibles candidatos y candidatas a los más de cien cargos de elección popular que estarán en juego el año entrante; listas de las que nadie quiere ser excluido, pero que al final de cuentas, como el pastel no alcanza para todos, tendrán que aclimatarse o aclichingarse.

 

Claro, siempre queda la opción de patear el pesebre, alegar métodos antidemocráticos y buscarle por la chapulineada a otros partidos, o las candidaturas independientes, tan de moda por estos días, sobre todo entre esos súbitos diletantes de la ciudadanización de la política desde la independencia de las siglas de las que mamaron toda su vida.

 

Ya se verá, porque las cosas comienzan a ponerse calientes en los dos partidos que históricamente se han disputado alcaldías, diputaciones locales y federales, senadurías y gubernaturas en Sonora.

 

Algo deben tener el servicio público y los cargos de elección popular, que la lista de aspirantes parece inversamente proporcional a la cantidad de cargos de elección que estarán en juego, y no creo que sean los ingresos económicos o la posibilidad de hacer negocios al amparo del gobierno, sino la indeclinable e irrebatible vocación por el sacrificio en aras de la patria y el deseo vehemente de aportar sus granitos de arena en la construcción de una democracia prácticamente perfecta.

 

A huevo.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=130399

Publicado por en Ago 30 2017. Campo bajo El Zancudo. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte