Hermosillo, Sonora. Jueves 20 de Septiembre de 2018
 
|

Coomcac, problemas ancestrales, autoridades ausentes…

CONTRAPESO
Por Jesús Olivas Figueroa

No basta con escuchar de terceros, de maquinar un análisis “exhaustivo” en nuestra mente con dichos de otros. Jamás será lo mismo, puesto que nunca entenderás una situación mejor que cuando tú mismo la vives, la sientes, la escuchas.

Hace semanas se volvió a saber de las carencias que tienen los Coomcac, mejor conocidos como Seris, adjetivo que otrora repudiaban, y que hoy en día no reconocen pero aceptan.

Hay que decir lo que vimos, en mi caso fue muy significativo, y luego de visitar la comunicad de los Coomcac, nos dimos cuenta que si bien es cierto las carencias son vastas, la Secretataría de Salud está haciendo un esfuerzo, aún no suficiente pero muy significativo.

La problemática por la que atraviesa la comunidad indígena sonorense no es nueva, es más, es tan añeja que los azotes de indiferencia a los que los han acostumbrado distintos gobiernos, ya no laceran como solían hacerlo, sigue doliendo, pero el trauma pasa.

Cuando no eres proclive a escuchar las desgracias ajenas son solo eso, sin embargo, cuando las historias desgarradoras que cuentan te calan, es cuando te das cuenta que muertes que no debieron ser, te afectan más que incluso a los padres o familiares de las víctimas. Es ahí dónde nos damos cuenta que todo se está yendo la chingada.

Los factores son múltiples, la comunidad de los Coomcac no tienen suficiente agua por cuestiones técnicas, no hay un módulo de salud adecuado, -se está trabajando en restaurarlo-, no hay seguridad, no hay programas preventivos contra las drogas, en fin, pareciera que se están cayendo a pedazos, pero la fuerza de voluntad de su gente buena los mantiene a flote, vivos y con fe, una fe que en circunstancias similares cualquier otra persona ya se hubiera derrumbado.

Los Coomcac son fuertes, y más allá de las historias que se cuentan en la Ciudad, hay mucha gente que trabaja de Sol a Sol, que son pujantes, que quieren que la comunidad indígena siga adelante, que se conserven las tradiciones pero en condiciones adecuadas.

Sí, también existe la otra parte, pero y, ¿Dónde están las autoridades?, ¿Por qué no intervienen?, es lastimoso escuchar historias que narran la muerte de un Niño por falta de Doctor, sí, enfermedades tratables que se complicaron por la falta de médico, y por la economía endeble que impera en la comunidad es que no pueden llegar a tiempo para atender a sus enfermos, ni siquiera a Kino.

Nos comentaba la Sub-Dirección de la Secretaría de Salud que los Doctores no quieren ir a Punta Chueca, que temen por su seguridad, y que notan que las condiciones salubres no son las adecuadas para desarrollar su trabajo. Pero, y dónde quedó la otrora convicción, aquella afamada vocación de servicio, hoy se ve lejos, está en vías de extinción, si no es que ya se esfumó.

Según confiaron autoridades ese es el principal problema del porqué no hay Médico en la comunidad, no encuentran uno, un solo Doctor con vocación de servir, de ser parte de una sociedad que pone su granito de arena, ven las necesidades, pero primero está su confort, sus redes sociales; la salud, nuestras comunidades indígenas, no, esas no importan, o importan poco.

Urge que las autoridades de seguridad pública intervengan, las de salud ya empezaron, estaremos atentos a que no desfallezcan, de verdad urge levantar a los Coomcac, no debemos perder la sensibilidad, debemos espantarnos por lo que están pasando, por lo que les sucede.

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=152588

Publicado por en Sep 13 2018. Campo bajo Contrapeso. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte