Hermosillo, Sonora. Jueves 24 de Mayo de 2018
 
|

CTM, monárquica y tecnócrata

Mensajes
Gilberto Armenta

El sábado 27 de enero, en las instalaciones del PRI estatal en Sonora, se registraron aspiraciones al senado y a seis de siete diputaciones federales, en lo que se anunció como la formula ganadora de este partido rumbo al 01 de julio, día de la elección.

Manuel Ignacio “maloro” Acosta y Silvana Beltrones al Senado, además de Gabriela Gonzales, Humberto Robles Pompa, David Palafox, Iris Sánchez Chiu, Anabel Acosta y Ana Luis Valdez, a los distritos federal del 1 al 7, con excepción del 4 que lo competirá Otto Claussen por el Verde Ecologista, y debe presentar su registro en ese partido.

Más tarde, poco después de mediodía, Antonio Aztiazarán presentó un genuino registro al Senado, en solitario, defendiendo como dijo él, su derecho a hacerlo por ser militante del PRI como cualquiera de los antes mencionados.

Pero justo al terminar el registro de Ana Luisa Valdez, y antes del de Toño Aztiazarán, Javier Villarreal Gámez, líder de la CTM además de diputado local plurinominal de esa central obrera, quiso aprovechar la ocasión para atraer los reflectores.

Como respuesta, los asistentes y los recién registrados pre candidatos le hicieron el vacío, mostrándole así su desaprobación por la forma en la que se ha conducido.

Luego, con las butacas ocupadas solo por miembros de la misma CTM que lo acompañaron con la instrucción de aplaudirle y vitorearlo, Vicente Solís Granados presentó su documentación para registrarse como aspirante a la pre candidatura del distrito federal 3.

Solís Granados es un buen tipo, de buen perfil, institucional, reconocido por su militancia fiel, aplaudido por su lealtad y convicción, tanto cetemista como priista. Pero, en esta operación de Villarreal Gámez, se convirtió en un peón dispuesto al sacrificio, con la intención de avanzar a las torres y los alfiles.

Javier Villarreal Gámez es un diputado que desde su curul ha sido incapaz de representar los intereses de los trabajadores. No hay nada significativo, en su quehacer legislativo, que pueda presumir como una lucha conquistada. No hay artículos laborales que hayan sido modificados en la Ley del Trabajo gracias a su gestión. No hay intento alguno por bajar los impuestos, por mejorar las condiciones de trabajo, ni por hacer que las empresas traten mejor a sus empleados.

¡Ah las empresas! En Cananea Grupo México es su aliada, porque ahí los mineros representados por la CTM deben doblar sus rodillas ante los contratos de trabajo desfavorecedores a ellos, pero que a Grupo México le sirven para generar ganancias millonarias, sin tener que repartirlas entre sus filas laborales.

En la frontera las maquiladoras se “tutean” con la CTM, mientras que sus “maquileros” empleados viven, en muchas ocasiones el resto de sus vidas, con los sueldos que las grandes empresas deciden darles, sean justos o no.

 

Pero Javier Villarreal dijo que se ocupa a un representante de la CTM en la cámara de diputados, para defender a los trabajadores desde esa trinchera. Que solo alguien de la CTM puede conseguir que bajen los impuestos, y el ISR y quien sabe que barbaridad más. ¡Bah! El líder cetemista solo quiere mas control político, para que su margen de negociación financiera sea más amplio.

 

Dijo, Javier Villarreal, con una retorica indecible, que Vicente Solís tiene derecho a registrarse, que nadie puede pasar por encima de sus derechos como priista, que la CTM ha sido fiel, que la democracia, que la lealtad ¡Bah otra vez!

 

¿Ya se le olvido a Javier Villarreal como se deciden, en las asambleas de la CTM, quien habrá de ocupar las secretarias de cada sector? ¿Ya se le olvido que en Cananea siguen acusándolo de imponer por dedazo limpio a los suyos, olvidándose de quienes reclamaban un terreno parejo para competir? ¿Ya se le olvido que él mismo se impone a base de influyentismo?

Como puede pues, Javier Villarreal hablar de democracia, cuando él ha sido impositivo, tecnócrata y monárquico en su liderazgo cetemista.

Sin ninguna duda que el registro de Vicente Solís Granados no es una aspiración genuina para competir, sino un acto de “tiro cantado” contra el PRI en Sonora, que ha decidido no rendirse a las exigencias de Javier Villarreal Gámez. Los mensajes, en este sentido, seguirán dispersándose.

En otro tema, el cierre del FAOT en Álamos fue espectacular.

Pero el contacto de la gobernadora Claudia Pavlovich con la gente fue lo que más llamó la atención. Y es que, a casi 2 años y medio de gestión estatal, su bono democrático sigue vigente, gracias al reconocimiento que el sonorense reconoce por el trabajo que se ha hecho. Firme, constante, de altura, de nivel.

Además, el saldo blanco reportado refleja que la seguridad en el estado viene despuntando, y que la coordinación entre los tres niveles de la autoridad es positiva. La apertura de la oficina de turismo para Álamos Pueblo Mágico muestra que el quehacer del gobierno estatal no se detiene, y que la multitudinaria asistencia, que rebasó la capacidad a su máximo tope, muestra que el sonorense reconoce y acepta este tipo de espectáculos.

Importante que, en pleno ejercicio electoral, el gobierno claudillero siga trabajando, paralelo a eso, si, pero por separado en beneficio de los sonorenses.

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=138649

Publicado por en Ene 29 2018. Campo bajo Reino de Sátrapas. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte