Hermosillo, Sonora. Lunes 09 de Diciembre de 2019
 
|

El humanismo es para los humanos…

ARCHIVO CONFIDENCIAL
POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

Cuando se creó la Comisión Nacional de Derechos Humanos se creó una corriente de pensamiento generalizado en el sentido de que fue creada por los humanos derechos a manera de protección contra las injusticias de la autoridad, pero que finalmente benefició más al malandro, al que violenta la ley.

Ahora que el Presidente habla del empleo del humanismo como herramienta básica para combatir a los delincuentes, la nueva generación de pensamiento es que, de nueva cuenta, quienes se ven beneficiados por esto vuelven a ser los malandros.

No ha entendido el señor Presidente que también existe el anti humanismo, ese que permite a los delincuentes amenazar a las familias de soldados con hacerlos explotar –o asesinar gente sin ton, ni son–, si no soltaban a Ovidio Guzmán.

¿Qué humanidad pueden tener los malvados asesinos de niños que o deben estar enfermos de la mente o bien drogados para disparar a matar a los pequeños chamacos?

Ahí no hay humanismo. Hay maldad pura, líquida. Nada de qué pueblo bueno. Es gente mala que no se detiene para apretar el gatillo. ¿Cómo se les puede combatir?

Y es que en la mañanera de este martes vimos a un Alfonso Durazo tratando de defender a un jefe que no entiende razones –y que curiosamente ya habla pausado como AMLO–, y que apechuga alegando concepciones y atrincherándose en los anteriores presidentes, en una cantaleta escuchada una y otra vez.

Estos malandros asesinos de niños o pretensos en matar familias de soldados, no cuentan en su genética con la capacidad de perdonar, de tener consideración, de buscar el bien común. Se manejan por la vida sin valores, sin principios, piedra angular del humanismo real, no del que promueve AMLO.

Compadezco a un Alfonso que está a la espera de que los tiburones pasen y dejen de estarlo desgajando. Ya no está en sus manos el combate contra el crimen y sólo le queda alegar que han atacado con éxito el financiamiento de los carteles y que van miles de millones de pesos incautados.

Y otra gran verdad que ha dicho es que no hay cartel que supere al Estado, pues, como ya lo hemos escrito, mantener un ejército de sicarios no es barato.

Pero pues está amarrado de las manos con un jefe que no le deja ejercer su poder como secretario y por el otro, con la escisión causada en el Ejército, el brazo duro que al día de hoy ya le perdió la confianza.

Tan es así que durante la presentación de Alfonso Durazo ante los diputados federales el general Sandoval, el jefe de las fuerzas armadas, simplemente no asistió y mandó a un representante y alegó el secretario de seguridad que había salido del país a cumplir una misión de la Guardia Nacional. Por favor, ¿en estos momentos tan críticos para el país?

No creo.

Es más, en caso de ser cierto lo hubiera anunciado para que su ausencia no diera pie al mensaje que le estoy manejando en este momento. ¿O no piensa igual?

De hecho el general Sandoval tampoco estuvo en la mañanera donde de nueva cuenta se les tachó a los militares de ser irracionales y como violadores de los derechos humanos.

Total, traen bocabajeados a los militares.

Ahora bien, si leemos entre líneas lo dicho por Donald Trump a AMLO en el sentido de que un ejército se enfrentaba con otro y ponía a su disposición las fuerzas armadas gringas para acabar con los carteles, tomando como causa la tragedia vivida por la familia LeBaron, es lógico pensar que ya los tienen ubicados –al igual que a todos los pertenecientes al resto de los carteles–, pero nuestro Presidente habló de autonomía y no aceptó.

Resurgió lo que considera humanismo.

Es conocido que fuerzas gringas como la DEA, CIA y otras más, trabajan en México no de ahorita, sino desde hace muchos años –al igual que en otros países–, pero siempre de incógnito por razones claras y lógicas. Y esa apertura de Trump fue un aperitivo enviado por quien es enemigo de los gobiernos de izquierda en América ubicados en el Foro de Sao Paulo donde el presidente es el santón de moda. No, pues se vería mal. Y que se frieguen los mexicanos que pudieron haberse quitado de encima tanta inseguridad magnificada por los malandros.

Total, que como país no damos una.

¿Qué le queda a un desgastado Alfonso Durazo, si renunciar no puede, luego de tanto cobijo y alabanzas vertidas sobre su persona por AMLO?

Tiene que seguir apechugando –se denota su desgaste en su físico–, y estar a la espera de que no se sigan presentando tragedias que empalmadas cambian el giro de la noticia de menor a mayor.

Lo otro que puede hacer es disfrazar por accidentes la desaparición física de malandros, pero eso es una historia tan tenebrosa que mejor ni mencionarla.

Recapitulando lo escrito: el humanismo es para los humanos.

Para finalizar, por la noche de este martes se publicó que Ebrard andaba por rumbos de Bavispe y se supo que también iría Alfonso, pero ambos por separado. Mal cuento. Pareciera un Alfonso apestado.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=173893

Publicado por en Nov 6 2019. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte