Hermosillo, Sonora. Miercoles 16 de Octubre de 2019
 
|

El mejor segundo lugar…

ARCHIVO CONFIDENCIAL
POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

EL PERIODISTA Raymundo Riva Palacio – QUIEN ESCRIBE LA COLUMNA “Estrictamente Personal”–, de lo mejorcito que hay, manejó la estrategia del Presidente Peña Nieto para lograr que su candidato, quien sea, pueda obtener el triunfo.

Lo publicó este martes entre otros medios en El Financiero: http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/2018-la-estrategia-de-pena.html

Escribió que la idea es que el candidato del PRI sea el mejor segundo lugar en los diferentes estados del país. Y no está errado. De hecho, en Sonora se realizó la misma estrategia por el ex gobernador Manlio Fabio Beltrones cuando fue candidato Armando López Nogales.

De hecho, y ya lo he comentado en columnas anteriores, lo que hizo en aquel entonces Beltrones fue apoyar al PRD de tal forma que el sur del Estado fue prácticamente ganado por la izquierda y el norte por el PAN.

Pero a la hora de la suma de los votos, López Nogales efectivamente perdió en el norte y en el sur, pero fue el mejor segundo lugar y con ello tuvo los votos suficientes para obtener el triunfo.

Algo similar se espera ahora que sea Andrés Manuel López Obrador el candidato quien obviamente hay estados del país donde no más no cuaja como proyecto presidencial.

En otras palabras, si llega a ser un elemento del PAN, digamos Ricardo Anaya, quien encabece la candidatura del frente ciudadano, los estados donde dominan los panistas le otorgarán su respaldo –claro que no al cien, pero si en su mayoría–, y minimizarán a AMLO. Y viceversa, aquellas entidades donde predomina Andrés Manuel harán lo mismo minimizando al candidato panista.

Pero esta es solamente una parte de la ecuación.

Actualmente, el PRI continúa siendo la primera fuerza política en relación con el número de estados que gobierna (16) seguido por el PAN, (10) en tercer lugar el PRD, (4), la coalición PAN-PRD (1) y un independiente.

Serán 88 millones de votantes de los cuales y según nos comentó Manlio Fabio Beltrones en un desayuno que tuvo con un buen grupo de periodistas en el Gándara, no ve que se vaya a incrementar la votación que por lo general no rebasa el 40 por ciento de ese total. Algo así como unos 33 millones de votos elegirán al próximo presidente de este país. Más menos, pero cerremos el caso en 40 millones pensando en buen plan. En este tenor, el PRI requiere mínimo 17 millones de votos. Arribita del 35 por ciento que es cómo se han ganado las elecciones en los últimos sexenios. Saque cuentas.

Mire lo que indica Riva Palacio:

“En los estados que son los principales campos de batalla electoral por densidad poblacional, las contiendas por las gubernaturas le han sido desfavorables al PRI en los tres últimos años. En Nuevo León fue arrollado dos a uno por el independiente Jaime Rodríguez, El Bronco. En Veracruz, Miguel Ángel Yunes ganó por clara diferencia, mientras que en Puebla la ventaja se amplió a más de 10 puntos.

“La Ciudad de México y Guanajuato tendrán elecciones concurrentes el próximo año, pero en ninguna de las dos gobierna el PRI y no se ve que pueda revertir la tendencia. Jalisco, que también tendrá elecciones el próximo año, es gobernado por el PRI, que ha perdido fuerza frente a Movimiento Ciudadano en los dos últimos años, y posiblemente pierda el Ejecutivo estatal.

“El PRI sólo gobierna uno de los estados donde se deciden las elecciones, el de México, donde superó por escasos tres puntos a Morena.

“Sin embargo, en todas esas entidades, salvo en la Ciudad de México, el PRI ocupa el segundo lugar. Es muy distante en algunos estados, como en Puebla, pero ahí supera casi cuatro a uno a Morena. En Veracruz avanzó formidablemente Morena en 2015, pero se desinfló en 2016.

“Morena dejó de ser competitivo en ese estado del Golfo, y sólo mantiene su nivel en la Ciudad de México, donde su rival es el PRD, y en el Estado de México, donde tuvo ese avance por el desplome del PAN y una campaña tardía y acotada por presiones e intereses del PRD, cuyos dirigentes estatales estuvieron en convivencia con el PRI”.

Y señala que esta estrategia se vería favorecida siempre y cuando hubiera dos candidatos fuertes, con lo cual difiero, pero ese es otro punto de análisis.

Comentaba líneas arriba que la estrategia es una parte de la ecuación pues la otra igual de importante es la carga negativa con la que entrarán en la contienda todos los candidatos. Pensará usted que Peña Nieto es el principal obstáculo del candidato del PRI, pero lo que mejor manejan los priístas, sin duda alguna es el tener que bajar su perfil para no interferir en la campaña de su gallo, cosa que no veo que vaya a resultar ni en el Frente Ciudadano ni en Morena.

Aunque se ha escrito que Peña Nieto se encuentra en la peor caída de la imagen de un Presidente desde los cincuentas o algo así, también es cierto que de alguna manera ha pasado el pantano que representaba los daños del terremoto tanto en Chiapas, Ciudad de México, Estado de México, Oaxaca y puntos aledaños donde no hemos visto a la fecha una crítica a su trabajo de recorrido diario por las zonas afectadas.

Claro está, si tomamos en cuenta la imagen negativa del mismo PRI, pues tendríamos de manera extrema pensaríamos que puede llegar a perder en todos los estados, pero sin duda alguna sería el segundo lugar, posición que necesita para juntar los millones de votos que requiere para seguir sosteniéndose en el poder.

Suena interesante esta estrategia.

 

 

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=134982

Publicado por en Nov 15 2017. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte