Hermosillo, Sonora. Domingo 21 de Enero de 2018
 
|

El real estado de derecho

Mensajes
Gilberto “el mensajero” Armenta

La Procuraduría General de la Republica le ha fallado, de nuevo, a todos los sonorenses.

Y es que, durante la administración de Alejandro López Caballero, los regidores priistas Natalia Rivera Grijalva y David Palafox Celaya sufrieron la misma suerte que hoy padece el fiscal anti corrupción Odracir Espinoza Valdez.

En esos años la hoy jefa de oficina de la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, y el hoy diputado local en el Congreso de Sonora armaban todos los días sendos expedientes en contra de Javier Gándara Magaña. Los mismos que en manos de la PGR vivieron el sueño de los justos, a pesar de la seriedad, gravedad y asertividad de las acusaciones y denuncias que contenían.

Por eso, la frustración, impotencia, desconcierto, extrañamiento y molestia fueron los sentimientos que acompañaron a Natalia y a David todos esos días.

La acción de la justicia en manos de la PGR nunca llegó, y el empresario panista/padrecista hoy se atreve, quitado de toda pena, a transmitir por Facebook Live recomendaciones sobre economía familiar sin mayores preocupaciones que sus seguidores en vivo.

Por eso, en Sonora se sabe que la PGR no es muy dada a actuar apegada al verdadero derecho.

Por eso la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano mostró su molestia y extrañeza ante la irresponsable forma en la que esta entidad de justicia trató el caso de Guillermo Padrés Elías.

A pesar de la alta expectativa de que la PGR lo sentenciaría por todo el agravio cometido contra los sonorenses durante su gubernatura – amén del delito de delincuencia organizada – hoy muchos dicen que recibirá al espíritu de la Navidad sentado frente a una de sus chimeneas.

¿Y la PGR? En vergonzoso silencio.

No solo la gobernadora Pavlovich Arellano ha mostrado su desacuerdo con este actuar de la PGR, ya lo hizo también la propia Fiscalía Anti Corrupción en voz de Espinoza Valdez su titular; y Gilberto Gutiérrez Sánchez, presidente del PRI en Sonora; y distintos personajes políticos de Sonora; y detrás de ellos miles de sonorenses en las redes sociales, y a través de diversos medios de comunicación.

Y así es como debe ser, Sonora no puede ni debe permitirle mas agravios a la PGR. Y es que la pauta no es para menos. Lea Usted:

Como si su actuar durante el sexenio padrecista se lo permitiera, Javier Dagnino Escobosa salió a hablar de estado de derecho en su cuenta de tuiter. ¡Un padrecista hablando de estado de derecho!

Y no solo eso, insta a Claudia Pavlovich Arellano a no seguir defendiendo a los sonorenses, ante la decisión de la PGR de dejar al ex gobernador panista por la paz.

¿Pensara Dagnino Escobosa que una eventual libertad de su primo político le compra la honestidad, decencia y honradez?

Pero volviendo con el estado de derecho al que hace mención desde sus redes sociales, bueno sería que explicará a la sociedad sonorense el concepto del mismo durante el padrecismo.

En ese sexenio todos los ángulos que lo componen fueron violentados a diestra y siniestra. ¿Ejemplos?

El nepotismo para el llenado del listado nominal.  Las amigas de Vicente Sagrestano Alcaraz “antreando” en el CUM, el indigente que muere a los pies de Bernardo Campillo García. Los estudiantes usados como pertrecho para el saqueo educativo perpetrado por Luis Felipe Romero López, con la complicidad de Jorge Luis Ibarra Mendivil.

El cierre de bases operativas de la entonces Policía Estatal Investigadora por todo el estado. Los desplantes teatrales de Carlos Navarro Sugich siguiendo los guiones de su inseparable Tatiana Gómez Unger.

Las carreteras que lejos de comunicar, separaron a las comunidades por todo el territorio sonorense. El flash informativo de José Inés Palafox Núñez.

Los programas sociales convertidos en plataforma electoral y las alarmas de Javier Neblina Vega.

Aquel proveedor que encaró a Mario Cuen Aranda. Las fallas de comunicación social y la cárcel de Jorge Morales Borbón. Las hieleras, los caballos, las nueces y las nuevas esposas.

Y que no se olviden las antenas que “el master” y el C4 le instalaron al convicto ex gobernador en su rancho, ni los radios franceses que siguen sin aparecer.

¿Estado de derecho dice Javier Dagnino Escobosa?

Ese es justamente el que la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano está re estableciendo en Sonora, aunque la PGR tenga planes distintos.

 

Gracias por su lectura. Puede seguirme en @mensajero 34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=135600

Publicado por en Nov 27 2017. Campo bajo Reino de Sátrapas. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte