Hermosillo, Sonora. Lunes 10 de Diciembre de 2018
 
|

En el nombre de Morena

Mensajes

Gilberto Armenta

Un traidor es un hombre que dejó su partido para inscribirse en otro. Un convertido es un traidor que abandonó su partido para inscribirse en el nuestro. Georges Clemenceau

El partido Movimiento de Regeneración Nacional cometió un solo error en toda la campaña del pasado proceso electoral: abrió sus puertas de par en par.

Decenas de artículos y columnas periodísticas hablaron al respecto, pero en Morena nadie escuchó. Cientos de genuinas voces morenistas se alzaron para sentenciar el hecho, pero fueron silenciadas.

Y así, algunos de los que Clemenceau cita arriba, entraron caminando sobre palmas tiradas a sus pies. Otros prefirieron las rendijas buscando pasar desapercibidos, pero todos lograron colarse en el gran proyecto de nación.

Los liderazgos estatales o municipales poco o nada pudieron hacer. Muchos negociaron candidaturas a la distancia pasando por encima de ellos, y con nombramiento en mano, desplazaron a quienes osaron plantárseles enfrente.

Luego el jubilo fue estruendoso. La victoria había llegado el 01 de julio y Morena danzaba y se embriagaba, sin darse cuenta de que otros habían ganado en su nombre. En el nombre de Morena otros partidos conquistaron senadurías, gubernaturas, diputaciones, alcaldías y regidurías. Y en el nombre de Morena, fuerzas políticas ajenas van a arrebatar plazas, nombramientos, sueldos y prebendas. Porque nadie duda que, a pesar de todo, habrá prebendas.

No todo lo que se ganó está perdido. Muchas de esas posiciones se mantendrán leales y firmes con el partido que les dio la oportunidad de ganar, por primera vez en su historia.

Pero si hay otros que del gran proyecto de nación empiezan a olvidarse. Del silicio morenista empiezan a desvestirse.

El político y periodista francés Georges Clemenceau, autor de la cita con la que inició usted su lectura, los llamó traidores y convertidos según conviniera, pero no atinó a etiquetar a quienes luego renegaran de él, o regresaran a sus orígenes.

A Morena ya le están traicionando en ese sentido. Aquellos que se acercaron solo para sacar raja electoral ya presentan los primeros síntomas. Conforman grupos sin enterar a los lideres que en tiempo electoral les prodigaron la sombra. Contactan a personajes que, en la política, siguen siendo enemigos naturales de Andrés Manuel y su promesa de no corrupción.

Se ufanan anunciando que sus plataformas de gobierno serán ciudadanas, pero olvidan que en Morena también hay ciudadanos que merecen la oportunidad de gobernar a su lado.

Así, el partido que busca la cuarta transformación en México está ya enfrentando su primera gran crisis existencial: ganó la elección en muchas alcaldías, pero no gobernará en ellas.

En Sonora, por ejemplo, la estantigua de corrupción – que nada tiene que ver con Morena – sale poco a poco de las sombras, amenazando con apoderarse de todo, como ya lo hizo en pasado sexenio.

Se dice que en política no hay coincidencias, pero ¡bueno fuera que mejor si las hubiera, en lugar de las traiciones!

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=149537

Publicado por en Jul 24 2018. Campo bajo Reino de Sátrapas. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte