Hermosillo, Sonora. Viernes 18 de Octubre de 2019
 
|

En Sonora ya hubo una vez limpia total de jueces

ARCHIVO CONFIDENCIAL
POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

MIRE USTED:

1.- La salida de la cárcel de Guillermo Padrés se ha estado complicando por la declaración de Mario Aguirre que lo hundió al mostrar al señalar al ex gobernador como el causante de los enjuagues que todos conocemos.

La salida del penal  ha pospuesto porque el juez a cargo aun no toma una decisió, pero hasta mediados de enero iba en caballo de hacienda para estar en libertad y llevar su juicio en libertad.

2.- A Roberto Romero, ex secretario de Gobierno, lo entregaron los gringos a la autoridad mexicana. Venía amparado contra la decisión del juez que solicitó su aprehensión, el detalle fue que su abogado cometió una pifia y en el amparo no colocó el nombre de la Fiscalía Anticorrupción de Sonora de tal forma que fue trasladado al Cereso donde, la noche del jueves debió salir libre y si no, la mañana del viernes.

3.- El ex director de Auditoría Fiscal del Gobierno de Sonora, Valentín Castillo recibió una condena de seis meses de cárcel y sobre él pesan acusaciones como el haber realizado auditorías «a modo» y exención de impuestos en el escándalo de corrupción conocido como los «moches fiscales», donde el ex mandatario panista Guillermo Padrés Elías, benefició a sus cómplices generando un daño al erario público superior a mil 700 millones de pesos.

Este señor fue aprehendido por las autoridades gringas cuando, en su huida, intentaba cruzarse a suelo gringo en mayo del 2017 –http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/05/11/1163011–, es decir hace ocho meses, por lo cual no tardará en salir libre pues ha demostrado ser un reo ejemplar y lo más seguro es que lo veamos en la calle en unos dos o tres meses a lo máximo.

4.- Ese detalle de que a atraparon a un sujeto Gilberto N quien dijo traer 500 mil pesos propiedad de Jorge Morales, ex secretario de Comunicación Social, en verdad llama la atención porque fue la misma PGR la que en su boletín lo descobijó, es cierto, no puso su nombre sino Jorge M, pero al señalar el cargo tienen para que sepan quién es.

Es un caso similar al de Víctor Castillo cuyo cargo que ocupó lo dibuja.

¿A dónde voy con esto?

Les están dando herramientas para que aleguen que sus nombres han sido lanzados a la populi lo cual les perjudica –también Roberto Romero y Guillermo Padrés lo pueden alegar—y con ello solicitar que se les quite la posible pena que les pueda llegar pues se encuentran sus expedientes en estado de proceso, salvo el caso de Víctor que fue sentenciado a seis meses de prisión.

Esto por una parte, por la otra, desgraciadamente no creo que a ninguno de los señalados les vayan a expropiar sus bienes inmuebles o recursos económicos, al contrario pues ya ve que al hijo de GP, del mismo nombre, le descongelaron sus cuentas bancarias al igual que a su hermana.

Tienen millones y millones de pesos para seguir con sus jugadas de ampararse, buscar protecciones diversas y pagar a los abogados que quieran y hasta porqué no,  financiar a defensores incrustados en los juzgados, medios de comunicación y hasta pueden comprar testigos en contra para que se desdigan de sus afirmaciones.

¿Entonces cuál justicia?

Ah, pero no vaya a ser alguien sin recurso económico ni palancas porque a ese si le hincan el diente con tal de que aparezca en las estadísticas para que se justifique el trabajo del poder judicial.

Qué pena en verdad que pase esto.

Me pregunto, ¿cuándo irá a haber una racia de jueces y secretarios como la que hubo en tiempos de Félix Valdés cuando los corrió casi a todos por la podedumbre de justicia a modo que impartían?

Y claro que se puede, ya hay antecedentes al respecto.

Por supuesto que en estos casos específicos se puede justificar el hecho de que la ley es la ley, pero carambas, recuerdo aquellos casos en los cuales un juez no solamente recargaba su mano en la acusación hecha y probada por los agentes investigadores, sino que a su vez le colocaba otros delitos más que se le habían pasado a esos agentes del ministerio público como una medida de balance para combatir la corrupción propia de dichas agencias. Hoy el juez, ante el altero de casos, nada más firma y pone atención al caso cuando hay voluntad política.

Y es que lector, es muy fácil que la investigación lleve huecos que al llegar al Juez, un secretario dictamina que no ha lugar para poner tras las rejas al acusado. En su mayoría el pago al MP o al secretario de acuerdos suele ser mísero, pero pasamos al caso de la corrupción en esa parte de la justicia y ese es otro tema.

Regresando con los jueces, ya hay antecedentes de ese despido masivo, pienso que se requiere una nueva orneada de impartidores de justicia y deben salir también los secretarios dictaminadores o proyectistas. Ya basta que los amparos los pierdan.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=139017

Publicado por en Feb 2 2018. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte