Hermosillo, Sonora. Viernes 21 de Julio de 2017
 
|

Fallece Don Jesús Lizárraga, primer alumno de la Escuela de Agricultura de la Unison

Será el frescor húmedo de enero, será la nostalgia que se desprende de los naranjos mustios de la ciudad, serán los restos de la fiesta y los abrazos de año nuevo, pero entre los claroscuros del pasado que llegan zigzagueantes se escucha la tonada “Es un buen tipo mi viejo, que anda solo y esperando, tiene la tristeza larga de tanto venir andando…” como para decirnos que Don Jesús Lizárraga García, ’El Viejo’, ha muerto en Hermosillo.

Lejos del desgarrante fulgor de la muerte, queda en la memoria la presencia de un personaje que a sus 84 años tomó su equipaje carnal y se despidió de su centro y de sus seres queridos para dejarnos un ser inmortal en muchos sentidos: por su bonhomía, su saber estar, su generosidad, su paciencia y toda la sabiduría que acumuló en su transitar por la vida.

Se despidió como sólo las grandes personas saben hacerlo: con las palabras francas y la dignidad incólume. Alguna vez dijo: “Es una gran satisfacción ver que toda mi labor siguió adelante como yo lo había pensado, como yo lo había querido y ahora digo, quise ser, fui y ahora soy. �Pero qué soy ahora? Soy un profesionista, fui un maestro que también desarrolló su labor y soy un orgulloso padre de familia y abuelo”. Esas palabras enmarcan el espíritu de alguien que se dio siempre por los demás.

Don Jesús Lizárraga dejó un legado irrepetible en el hoy Departamento de Agricultura y Ganadería: fue el primer alumno que se inscribió en la carrera de Agricultura, el 18 de agosto de 1953, fue integrante de la primera generación de egresados (1953-1960), fue docente en esa unidad académica por más de 30 años, y en reconocimiento a su trayectoria y contribución al desarrollo de esa área, en julio de 2007 le fue conferido su nombre al auditorio del Departamento.

En esa ocasión, Lizárraga García mencionó emocionado que “el hecho de que el auditorio lleve mi nombre me hace sentir muy orgulloso y satisfecho: he dedicado gran parte de mi vida a esta escuela”, y pidió a las nuevas generaciones que usaran ese espacio para reflexionar acerca de los problemas que aquejan actualmente a la profesión, así como las dificultades sociales, económicas y políticas que se presentan en el país y propongan soluciones. Nunca más acertadas unas palabras para motivar a la reflexión.

En octubre de 2013, en el vestíbulo del Dictus, que albergara en sus inicios la formación de los ingenieros agrónomos de la Universidad de Sonora, se presentó su libro Los ayeres y algunos anteayeres, que resulta una mirada al pasado glorioso de Hermosillo, de sus costumbres y de su gente.

La presentación y el lugar resultaron el pretexto ideal para compartir algunas anécdotas protagonizadas por los primeros ’broncos’ de la Escuela de Agricultura y Ganadería de los años cincuentas, siempre en voz de Don Jesús Lizárraga, acompañado esa vez por las docentes Alba Luz Frock y Patricia Romero Cancio.

Bien dicen que a una gran institución no la distingue su infraestructura material, sino más bien su recurso humano: ’El Viejo’ Lizárraga es el ejemplo a seguir por profesores y alumnos de Agricultura para que tomen su espíritu generoso y entreguen a la entidad lo mejor de sí en la búsqueda de un mayor desarrollo y la construcción de una ciudadanía con mejores niveles de vida.

Descanse en paz Don Jesús Lizárraga García, cuyo legado ha sido reconocido por la comunidad universitaria, y su memoria permanecerá para siempre como un profesional que aportó su conocimiento y dedicación en favor de la docencia, los estudiantes y el campo sonorense.

Guardar

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=114081

Publicado por en Ene 11 2017. Campo bajo Local. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte