Hermosillo, Sonora. SŠbado 19 de Octubre de 2019
 
|

Keanu Reeves: Soy un tipo normal que goza lo que hace

 

El canadiense de origen liban√©s Keanu Reeves es el actor con los mayores ingresos de la historia por una sola pel√≠cula -gan√≥ 126 millones de d√≥lares por Matrix Reloaded-, pero en Hollywood es conocido por su simpat√≠a y humildad, como lo¬†refrenda en una entrevista: «Soy un tipo normal que disfruta con lo que hace».

No aparenta los 52 a√Īos que tiene. De hecho, parece como si finalmente hubiera hecho aquel pacto con el diablo que le ofrec√≠a Al Pacino en la pel√≠cula The Devil’s Advocate¬†(1997), de Taylor Hackford.

Atento y educado -ofrece un vaso de agua antes de empezar la charla y pregunta si el aire acondicionado está demasiado fuerte-, se muestra jovial, atento e involucrado en la conversación; eso sí, siempre muy prudente en sus respuestas, como temeroso de resquebrajar ese aura zen que desprende.

Creo que hay que luchar por no darse demasiada importancia a uno mismo. Tengo los pies en la tierra. Soy un tipo normal que disfruta con lo que hace. Mi carrera me ha dado oportunidades magn√≠ficas, pero mi d√≠a a d√≠a es bastante normal. Puedo salir a la calle y moverme como cualquiera», manifest√≥ el hombre cuyas pel√≠culas han recaudado m√°s de 3 mil¬†millones de d√≥lares en todo el mundo.
Su carrera siempre estar√° ligada a Neo y la saga The Matrix, que tiene m√°s de un hilo en com√ļn con su nueva apuesta: John Wick: Chapter 2, dirigida por Chad Stahelski (el doble en las escenas de acci√≥n de Reeves en la franquicia de las hermanas Wachowski) y coprotagonizada por Laurence Fishburne, quien encarnaba a Morpheus.

«Chad vivi√≥ todo el proceso de aquellos rodajes con las Wachowski; aprendi√≥ todos los recovecos y absorbi√≥ muchas ideas sobre movimientos de c√°mara y lo que debe tener un guion para que la historia funcione», manifest√≥ Reeves, que retom√≥ los entrenamientos de kung-fu para volver a interpretar al imperturbable asesino John Wick.

«Ser parte de ‘The Matrix’ durante tanto tiempo influy√≥ en nuestras vidas y en qui√©nes somos. Y eso se aprecia en estas pel√≠culas», agreg√≥.

En John Wick: Chapter 2, de estreno el viernes, el legendario sicario regresa de su retiro debido a la amenaza de uno de sus antiguos socios, que planea hacerse con el control de un gremio de asesinos y que ha puesto precio a la cabeza del protagonista, en busca y captura por todo un ejército de criminales.

Con la primera parte creamos algo realmente atractivo y la gente me ped√≠a constantemente que hici√©ramos otra», admiti√≥ el actor, orgulloso de la violencia estilizada del filme, repleto de tomas largas muy coreografiadas, sin apenas cortes en la acci√≥n y con peleas impactantes.

A John le dan palizas muy serias. Le tiran por las ventanas, le atropellan, le disparan… Supongo que es parte de su encanto. Nada le detiene y sigue luchando. Tiene ese deseo de seguir adelante. A pesar de estar cansado y magullado, se recupera r√°pido. Es una met√°fora, intensificada y exagerada, de los retos diarios para cualquiera», manifest√≥.
Reeves, que cita a John Wick como uno de los papeles de los que más se enorgullece en su carrera, no le hace ascos a las similitudes que muchos ven con Liam Neeson y su sorprendente destreza como figura de acción madura en cintas como la saga Taken.

Ser considerado un ‘tipo duro’ de Hollywood es un honor», reconoci√≥ el int√©rprete, capaz de aniquilar sin casi despeinarse a 84 personas en la primera parte y de elevar el n√ļmero a 141 en esta nueva entrega.
Pero cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Reeves, al contrario que su personaje, disfruta con las peque√Īas cosas de la vida: «Mi idea de la felicidad es una buena comida, un buen vino y montar en moto por Sunset Boulevard».

No es un discurso extra√Īo para alguien que vivi√≥ en hoteles y caravanas hasta 2008, cuando compr√≥ su primera casa.

Nacido en Beirut y criado en Canad√°, a los 20 a√Īos se subi√≥ a su primer coche -un Volvo 122 de 1969- y condujo desde Toronto hasta Los √Āngeles en busca de una oportunidad como actor. Era la √©poca en la que so√Īaba con formar parte de ese Hollywood de las estrellas que a√Īo tras a√Īo, junto a su madre, ve√≠a en cada ceremonia de los Oscar.

Por entonces, aquello significaba algo para m√≠. Hoy no es algo que me obsesione, aunque si ocurriera, no me lo tomar√≠a a la ligera», declar√≥, consciente de que sus dotes interpretativas nunca despertaron clamores entre la cr√≠tica.
Sus victorias son otras. Y el p√ļblico est√° con √©l.

«Eso es lo fundamental. Mi intenci√≥n siempre fue conectar con el espectador», finaliz√≥.

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=116485

Publicado por en Feb 6 2017. Campo bajo Far√°ndula. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte