Hermosillo, Sonora. Domingo 16 de Junio de 2019
 
|

La fría realidad de Morales Borbón

Jorge Morales Borbon

A ESO DE LAS dos y media de la tarde el Juez que lleva el caso de Jorge Morales Borbón decidió que existían los elementos necesarios para dictar el auto de formal prisión en contra del indiciado con lo cual empieza otra etapa en la vida legal de quien manejara la comunicación social en tiempos de Guillermo Padrés.

El hecho es que lo que sigue es la continuidad de la investigación previa realizada por el agente del ministerio público y ahora ya conformada como un juicio en el cual se citarán las partes, tantos las que acusan como las que defienden, para determinar la sentencia de Jorge Morales, que como recordará y dependiendo de la gravedad pudiera  ser el mínimo que son cinco años o el máximo que son sesenta.

Claro, todo depende de los siguientes meses porque ha de saber usted que la maquinaria burocrática de la justicia –por haber tantos casos–, suele ser lenta, muy lenta, de tal manera que de seguro los primeros citatorios saldrán allá dentro de un mes. Se calcula que, para que cualquier Juez cumpla con un juicio mínimo requiere de un año o más en su ejercicio y próxima decisión sobre el caso.

Hasta donde tengo entendido, la defensa de Jorge buscó que reclasificaran el delito y lo convirtieran en chantaje –en lugar de extorsión–, el cual también tiene su grado de criminalidad y castigo, pero no es grave y por lo tanto  pudiera llevar el juicio afuera de la cárcel, pero no. Se le dejó en la helada penitenciaría y ahora sí, sin protección en su interior pues pasará a otras salas, la de los que cuentan con formal prisión que no es lo mismo que el área de indiciados.

De hecho, el costo de la vida, dicen a nivel de rumor, es de cinco mil pesos semanales nada más para vivir con protección y que no te golpeen, deje usted, dicen a su vez que rentan prácticamente cuartos donde nadie te molesta, con baño propio y hasta cocina. Claro, son rumores. Eso sí, dicen que son muy caras las rentas, eso que ni qué.

Eso sí, en los Ceresos, cuentan, el frío es mucho más fuerte, difícil, crudo.

Lo curioso es que todos sabemos que no se irá solo. Ya la justicia no tarda en perseguir y atrapar a su compadre y compinche, Luis Enrique Montejano quien fue el brazo derecho e izquierdo de Jorge Morales, el que componía, ordenaba, controlaba, movía y quitaba. Así es que no tardan en capturarlo,  pero ese es otro tema que más adelante  se va a presentar. No vaya a ser y se achisque el caso.

Por cierto, en este inter ya salió la orden de aprehensión contra Roberto Romero y su esposa, Mónica Paola Robledo, quienes de seguro ya deben de estar en el rancho que adquirió Guillermo Padrés en Nuevo México.

Eso sí, no tardarán en pedir los de la PGR el apoyo de las fuerzas internacionales policiacas como la Interpol y el FBI.  Lo mismo ocurrirá con Bernardo Campillo cuya cara desencajada de este viernes, sin duda alguna nos hablaba de la gravedad de los crímenes de los que se le acusan.  Otro que de seguro vio el Super Bowl en EU.

Ah, por cierto, tengo entendido que el otro que salió primero que Roberto, fue su hermano Luis Felipe y otros más que se sienten blindados por Dios y que nada les pueden hacer.

 

SIN DUDA ALGUNA que cuando Gilberto Gutiérrez tomó posesión de la presidencia del PRI en Sonora, lo primero que pensamos es en los cambios que haría a nivel de personal, luego de procesos internos y ahora del cuidado de las formas políticas. Esta última estrategia la manejó el pasado sábado cuando en algo inusual el PRI le dio un reconocimiento a Claudia Pavlovich y le aseguró Gutiérrez Sánchez que era “su partido”, de nadie más.

Muy vivo Gilberto, sin duda alguna.

 

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=91657

Publicado por en Feb 8 2016. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte