Hermosillo, Sonora. Martes 02 de Junio de 2020
 
|

La responsabilidad del poder en los hombros de Claudia

Claudia Pavlovich

Archivo Confidencial
Armando Vázquez

CONFORME MÁS leo las notas relacionadas con la última reunión de  los consejeros panistas donde le otorgan un voto de confianza al gobernador Padrés y su futura defensa, más veo el mensaje de que la justicia no podrá alcanzarlo.

Curioso, no estuvo ni el alcalde López Caballero ni la diputada Carolina Lara, a lo mejor no fueron invitados por no ser parte del consejo estatal, pero allí estuvieron sin ser integrantes, tanto Carlos Villalobos como Enrique Torres quienes se observan en la foto. Los integrantes del consejo se pueden ubicar en este link: http://www.pansonora.org.mx/2011/dirigencia.php

Pero eso no importa, lo que de veritas preocupa es el mensaje que envían a quien quera aceptarlo: no los castigarán. Aunque claro, sus rostros sombríos y miradas de angustia dicen otra cosa.

Pero el mensaje allí está. No es nada más para la gobernadora electa, sino para todos aquellos que están detrás de ella, incluyendo a un Manlio Fabio Beltrones cuyo poder de negociación –según entiendo–, estará supeditado a las negociaciones con el PAN nacional donde el alfil de casa azul, Damián Zepeda, ya dijo con su presencia que cobijará en todo a Padrés. Lógica fácil y sencilla.

En esta jugada, muy hábil por cierto, los dardos buscan pegar en un Manlio presidenciable quien, dizque, necesitará del PAN para vencer a AMLO, según la visión azulada que rebajará al máximo la imagen de un Peña Nieto y por supuesto, desde el Congreso de la Unión y desde el primer día estarán como cuchillito de palo contra el PRI gobierno. Es la apuesta.

Lo más seguro, insisto con el mensaje, es que Padrés se vaya sin castigo.  Y si, para apaciguar los ánimos, caerán algunos de sus colaboradores. Al menos todo indica que así será, es lo que se lee entre líneas, como que Padrés ya negoció.

El detalle en toda esta estrategia es que no tomaron en cuenta a Claudia Pavlovich a quien ven como una simple marioneta de Manlio, sin entender algo muy importante: la gobernadora electa, aparte de que no está en posición de negociar una petición popular, ya siente sobre sus hombros la responsabilidad del poder. De hecho, y según yo, conste, desde el segundo mes de campaña se observó su transformación personal de tal forma que sorprendió gratamente.

Echada pa’ delante en todo momento, ni se amilanó ante las acusaciones y al contrario, se creció. Y si bien es cierto que al principio de la campaña le dictaban la agenda conforme petición de  sus asesores, esto cambió radicalmente a los días.

Y que bueno, pues nadie quiere de gobernante a alguien que tenga que pedir permiso para tomar decisiones. Lo más impresionante es que no ha tenido oportunidad de subirse al ladrillo, al menos de momento, ya veremos después y de su forma de ser así será la tónica de su gabinete.

Por cierto y entre paréntesis, con su llegada al poder se quitará un poco la imagen de misógino que tiene el sonorense, al menos es lo que esperamos… a ver si no resulta al revés.

Pero regresando al tema principal de esta columna, el sábado que tome posesión y esté presente Guillermo Padrés para entregarle la estafeta, quien cínicamente maneja su presencia en tal evento como una invitación de la gobernadora electa, como si lo necesitara, allí se cocinarán diferentes emociones, habrá que estar presentes pues será histórico y dentro de algunos años, cuando los libros de texto señalen este acontecimiento, valdrá la pena señalar que estuvimos allí.

En fin, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=86212

Publicado por en Sep 9 2015. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte