Hermosillo, Sonora. Domingo 21 de Enero de 2018
 
|

Las futuras nuevas mujeres sonorenses políticas

ARCHIVO CONFIDENCIAL
POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

 

ESTUVE REVISANDO las estadísticas electorales del dos mil para acá y encontré una serie de comportamientos muy interesantes. Por ejemplo: los que siempre obtienen un mayor porcentaje de votaciones son quienes están comprendidos entre los 30 y 41 años de edad y curiosamente con uno o dos puntos porcentuales, el voto femenil está arriba del masculino.

Asimismo, es posible distinguir que en los rangos establecidos entre 18 y 28 años ocurre algo similar al ya mencionado, pero hay un punto interesante: la cuarta parte de las votaciones la ocupan estos jóvenes.

Luego los comportamientos varían entre quienes cuentan con una edad de 42 a 53 años de edad y aquellos que cuentan con 54 años para arriba.

Aquí le pongo un link de uno de los varios procesos analizados. https://www.ieesonora.org.mx/_elecciones/procesos/2009/rangoedadsexodtto2008-2009.pdf

Noté también al momento de ver tanta estadística que en las poblaciones serranas las elecciones las están decidiendo el sector de 18-29 y los mayores de 54 años. Usted puede sacar conclusiones interesantes y lógicas como el hecho de que la población de mayor edad de esas partes son gente que no emigra y en cuanto a los chavalos, es en esos días de julio cuando bajan a los pueblos una gran mayoría, procedente de los Estados Unidos donde andaban trabajando, lo cual es una de las hipótesis conocidas, y hay más por supuesto.

Obviamente que los partidos que le inteligen a este tipo de análisis adecuan sus estrategias electorales, por eso me llamó la atención que el PRI Sonora haya dispuesto en sus reglamentos internos el nombrar como candidato a un menor de 35 años para cumplir con el requisito de que, al menos de cada tres precandidatos, uno reúna esta característica.

Los otros partidos no lo han hecho, pero a lo mejor no tardan en hacerlo.

Otro punto interesante es que de entre población de 18-29, las que más votan son mujeres. Y si tomamos en cuenta que la mayoría de las elecciones en Sonora rondan el 50 por ciento de su padrón electoral, es decir, más menos un millón de votantes (el padrón consta de poco más de dos millones) y que una cuarta parte de las votaciones rondan este rango de edad, (250 mil, pues) y de este más menos 130 mil son mujeres, la gran pregunta es: ¿dónde están físicamente? y por la respuesta no hay que ir lejos: son estudiantes en su gran mayoría o jóvenes madres de familia, en gran porcentaje solteras.

Las jóvenes damas de este grupo en particular ya no tienen aquellas ideas setenteras con repercusión en los ochentas en el sentido de que nacieron para casarse jóvenes y que un marido las mantenga. Su mentalidad ya transmutó a la independencia y pagan las consecuencias de sus decisiones, así tengan que hacer a un lado al hombre y hacerse cargo de su chamaco o chamacos. Y claro, van al mundo laboral con escasa preparación por lo que terminan ganando apenas para mantener sus gastos y es cuando la familia entra en su ayuda.

Y las estudiantes, quienes terminan la universidad, a sus 22 ó 23 años, empiezan su vida con una visión globalizadora donde la independencia es su principal ingrediente como producto de una madurez más estable y consciente que hace la diferencia de sus similares masculinos.

El hombre de este rango es mentalmente inmaduro aún, alebestrado, con pensamientos futuros que no aterrizan y divagan en el mundo cambiante que vivimos. Ya asentarán su forma de pensar, pero su avasallamiento mental lo coloca en una posición que poco interesa su participación electoral. Por eso son los que menos votan según demuestran las estadísticas.

No es un gran análisis. Pero así es.

Me llama la atención este tipo de damas porque en ellas está el cambio político ahora que la nueva ley de paridad les abrió la puerta para participar en procesos electorales. Las mujeres de los otros rangos –y no estoy hablando de capacidad, conste–, cuentan en su haber con hartas obligaciones familiares que no les permite o les otorga el tiempo que requieren para inmiscuirse en este tipo de procesos.

Pero además, son las que están sosteniendo de alguna manera económica, emocional y familiarmente a estas damas del rango mencionado.

Pero les falta algo que el siguiente proceso electoral se los va a dejar claro en la mente: no saben aún que ellas son el cambio futuro. Lo van a empezar a descubrir cuando empiecen a observar que serán damas de este rango las que poco a poco se irán inmiscuyendo en estos procesos –tal vez en el otro proceso electoral o el siguiente cuando cuenten con 28 años de edad–,  y entonces sí vamos a conocer el verdadero potencial que tienen.

Este experimento del próximo primero de julio, y una vez que tengamos las estadísticas en la mano, deberá arrojar, según mis cálculos, un incremento sustancial en este rango y género. Es cosa de esperar los numeritos y en el siguiente proceso (2021) las vamos a ver en mayor número, en las boletas electorales, según mis conjeturas.

Y qué bueno.

EN FIN, por hoy es todo, el lunes le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=136263

Publicado por en Dic 8 2017. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte