Hermosillo, Sonora. Jueves 21 de Febrero de 2019
 
|

Morena, Padrés, la ruptura

Arturo Soto Munguia
La liberación de Guillermo Padrés tuvo reverberaciones que fueron más allá de su propio partido.

Colocaron a Morena, al menos en Hermosillo, frente al espejo del pragmatismo con el que abrieron casi indiscriminadamente las puertas a toda clase de aliados que llenaran la ausencia de cuadros propios para competir en las elecciones: con perfiles, trayectorias, fogueo, trabajo de base, presencia mediática, relaciones y sobre todo, recursos que permitieran financiar sus campañas, toda vez que el principal flujo de efectivo del partido se canalizó a la candidatura presidencial.

 

El caso de Hermosillo es emblemático, porque Morena postuló como candidata a la alcaldía a una colaboradora muy cercana, no sólo al “inner circle” de Guillermo Padrés, sino a sus afectos personales.

 

En un sector del morenismo esta candidatura nunca fue vista con buenos ojos, pero se plegaron porque el propio Andrés Manuel López Obrador la palomeó, luego de que la rocaportense fuera a buscarlo hasta el sureste del país para solicitarle su venia. Pero bueno, esa es una historia de sobra conocida.

 

La situación hizo crisis cuando la alcaldesa, que nunca ha negado su cercanía con el ex gobernador, colgó en su cuenta de Twitter un sentido mensaje de “gratitud y sincera amistad” a la familia Padrés-Dagnino, abrazándolos “con profundo cariño”.

 

“Es momento de reconciliación sin olvidar la persecución y los atropellos para no cometerlos”, concluyó.

 

Eso desató fuertes críticas entre muchos usuarios de redes sociales, pero al interior de Morena Sonora fue una bomba.

 

La secretaria de finanzas de ese partido, Alma Limón cuestionó, en un grupo de whatsapp a la alcaldesa, en tono comedido, pero implacable.

 

“Por respeto a tu posición como alcaldesa no he cuestionado tu gestión públicamente en ningún momento, a la espera de encontrar la oportunidad de hacerlo de manera más institucional, y en el afán de que los cuestionamientos públicos no afecten al partido al cual representes. No obstante y ante la falta de oportunidad y aprovechando tu buena disposición para participar en este chat, sí deseo comentar en esta circunstancia, que la defensa de GPE a quien llamas amigo, se contrapone a la denuncia constante que el partido Morena en Sonora ha hecho de manera permanente por la corrupción que prevaleció durante su encargo como gobernador, arropado por un grupo de panistas cómplices.

 

“Se respetan tus amistades y relaciones personales, pero salir públicamente en defensa de un político cuya honestidad está tan cuestionada es poner en entredicho al partido y por ello se suscita el reclamo de la militancia.

 

“Salir en su defensa puede interpretarse como un intento de resucitarlo políticamente y respaldar su deshonesto actuar durante su gestión (…) no se te pide renunciar a tu amistad con GPE, sino en este caso, y en congruencia con el posicionamiento del partido en Sonora, mantenerla en el ámbito de lo privado, a fin de no confundir a la ciudadanía con tus declaraciones como alcaldesa emanada de Morena, para un político corrupto y hacerle suponer a la ciudadanía que como representante de Morena solapas su corrupción”.

 

La respuesta, al estilo único e inigualable de la alcaldesa, fue la siguiente:

 

“Viniendo de ti los comentarios no tienen ninguna validez para mí. Haz (sic) sido una detractora permanente de mi suma a Morena. Y no espero nada positivo. La militancia de Morena son miles de personas. Antes de hablar a nombre de la militancia hay que ser prudentes y cuidadosos”.

 

Alma Limón le revira: “Mis comentarios han sido como ciudadana y militante de Morena. Detractora no, crítica sí, ejerciendo mis derechos políticos. Lamentable que minimices a una ciudadana de la forma en que lo haces. Muy lamentable”.

 

Pero Célida, que no es de las que se dejan curar paradas, como se dice coloquialmente, le responde:

 

“Eres una mujer que ha sido capaz de ofender a nuestro partido como nadie, usas los recursos del partido sin dar cuentas, a nuestro dirigente no le pagas ni su sueldo. Hipócrita. Lo único que buscas es ser protagonista y ofender y lastimar a quienes de buena fe nos sumamos a trabajar, porque eso no lo reconoces, porque trabajo he hecho todos los días”.

 

Y remata con un mensaje para los de Morena: “Todos ustedes sabían de dónde venía y Andrés Manuel no erró en abrir sus puertas y fortalecer su proyecto. Jamás he sido manchada por corrupción y mis amigos son responsables de sus errores pero no por ello dejan de ser mis amigos”.

 

Y respecto a su tuit sobre Guillermo Padrés escribió: “No es una declaratoria de lealtad y no permitiré se me cuestione por ello”.

 

En este episodio participaron, desde luego, otros protagonistas del mismo pero sería un despropósito transcribir aquí todo.

 

Lo que es un hecho es que la ruptura entre el partido y el gobierno municipal, o al menos entre el grupo de la alcaldesa, se han deteriorado de muy fea manera.

 

Por lo demás, el propio dirigente estatal de Morena, Jacobo Mendoza publicó un posicionamiento institucional que básicamente se resume así: “Guillermo Padrés ganó una batalla legal ante un juez federal, pero ha perdido la batalla moral ante el pueblo de Sonora”.

 

Y el alcalde de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal publicó: “En el caso Padrés, respetamos el fallo, sin embargo no hay declaración de inocencia; la ciudadanía del sur de Sonora también aspira a la justicia respecto al agua, despojo a la tribu yaqui, el asunto acueducto, corrupción y otros temas, en esto la ley le debe a los sonorenses aún”.

 

A cinco meses de que alcaldes y diputados de Morena asumieron sus cargos en Sonora, apoyados en no pocos casos por panistas, y especialmente por padrecistas, la libertad condicional del ex gobernador los ha metido en la ruta de la confrontación.

 

Obviamente, al salir Padrés de la cárcel revivieron también todos sus fieles, que no son muchos, pero hacen ruido en redes sociales, con toda la carga de rencores y afanes de revancha.

 

Alguno de ellos fue quien le sugirió grabar un mensaje de voz en el que se escucha con claridad: “Estoy libre, cabrones. Agárrense hijos de la chingada”.

 

La amenaza, a destinatarios que no nombra pero cuya identidad se infiera fácilmente, podría sin embargo, acreditar motivos para regresar al ex gobernador a la cárcel, si el juez que conoce de la causa estima que Guillermo Padrés representa un peligro social, en cuanto a que pueda modificar o falsificar pruebas, o que influya para que coimputados, testigos o peritos informen falsamente, o que intimide, amenace u obstaculice el trabajo de servidores públicos.

 

Y el ex gobernador tiene, en Sonora, gente que puede ayudarle a hacer eso.

 

Si el ex gobernador lanzó una amenaza al aire, pero con destino cierto, ya provocó que Gisela Peraza, su ex trabajadora doméstica a quien encarceló cuatro años acusada de un robo que nunca se comprobó por desvanecimiento de pruebas, externara su temor de que el ex gobernador pudiese atentar contra ella, que lo tiene demandado por secuestro y tortura.

 

Recordemos que el ex gobernador se encuentra en libertad CON-DI-CIO-NAL. Esto es, obligado a cumplir ciertas condiciones como no abandonar el país, conservar un brazalete geolocalizador y acudir puntualmente a firmar en el juzgado. Pero además, a mantener conductas que no lo coloquen en el rango de la peligrosidad social.

 

Su amenaza, nada velada: “agárrense hijos de la chingada” lo acerca mucho a ese límite.

 

Los carísimos abogados del ex gobernador deberían recomendarle mesura, porque está poniendo en riesgo el proceso que lo dejó en libertad bajo ciertas condiciones, una de las cuales no está cumpliendo.

 

Entiendo que hay muchos halcones del padrecismo que le hablan al oído y le sugieren abrir fuego para cobrar presuntas afrentas y revanchas.

 

En redes sociales circuló un audio en el que se escucha al ex gobernador lanzar esas amenazas, aludiendo a “Jorge” como quien le hizo grabar ese mensaje. Según el diario Milenio se trata de Jorge Díaz, integrante del equipo de abogados que comanda Antonio Lozano Gracia.

 

También se escucha en ese audio, cómo el ex gobernador alude a que “todavía traigo un poco de ocotillo”, una frase que según ese mismo diario, era común que utilizara cuando regañaba a su equipo.

 

En fin. Esto se está poniendo color de hormiga.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=160779

Publicado por en Feb 4 2019. Campo bajo El Zancudo. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte