Hermosillo, Sonora. Miercoles 16 de Octubre de 2019
 
|

No vi la estrategia de Alfonso Durazo

ARCHIVO CONFIDENCIAL
POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

YA ESTOY COMO la rana René, leo lo que surgió de la magna reunión de seguridad en Guaymas, me llena de esperanza, pero luego se me quita al ver que creen que con la militarización de las jefaturas policiacas municipales se va a componer el problema de inseguridad en Sonora.

Alfonso Durazo, el secretario de Seguridad dijo que Sonora ocupa el lugar 27 de los estados más inseguros. Pues si nos sirve de consuelo, qué bueno. https://bit.ly/2YNcnqr

Luego aclaró que en Sonora el Gobierno de la República tiene desplegados a más de siete mil 500 efectivos de fuerzas federales: 999 elementos de Guardia Nacional; 717 agentes de la Policía Federal; cuatro mil 323 soldados del Ejército Mexicano; y mil 323 de la Secretaría de Marina Armada de México, que suman en total siete mil 535 efectivos. https://bit.ly/2Z3YXl5

Aunque el sarcasmo es muy enfadoso pero vale la pena preguntarse: ¿si ya tenemos ese montón de elementos, qué han estado haciendo todo este tiempo?, ¿o acaso no fue por su fracaso por lo que se citó a esta mega cumbre de seguridad en Guaymas?… ¿qué no?

La sorpresa fue que se nombraron a dos generales y tres capitanes como próximos jefes policiacos de igual número de municipios.

En Hermosillo, el general de División Diplomado de Estado Mayor, Gilberto Landeros Briseño sustituirá al comisario Luis Alberto Campa Lastra; en Guaymas, estaría el capitán de Fragata Infantería de Marina D.E.M. Andrés Cano Ahuir; en Empalme, el capitán Corbeta de I.M.P. Julio Alberto Hernández Cruz; en Cajeme Jorge Manuel Solís Casanova y en Navojoa, el general de División, D.E.M. Ismael Cervantes Ramos.

Insisto, insisto.

¿Por el hecho de ser militares acaso van a lograr una disciplina castrense en las tropas policiacas?, ¿acaso ya por ello los policías van a llegar más rápido a atender una denuncia ciudadana?, ¿o pensarán cambiar a todos los jefes intermedios y colocar más militares para ser más exigentes sin entender que el sueldo de la mayoría de los policías municipales no rebasa los 15 mil pesos mensuales?

Hay tres puntos que no escuché al jefe Durazo decir: 1.- que junto con el cambio de jefes policiacos buscará una aportación económica extra directa a los agentes municipales, por un lado y 2.- tampoco le escuche hablar sobre el reforzamiento de las áreas de comunicación de las distintas corporaciones en esa búsqueda para mejorar la percepción ciudadana del combate a la delincuencia. El tercer punto lo manejo más abajito.

Y es que, si bien es cierto que el trabajo de los elementos federales es enfrentarse a quienes andan en la maña y promueven los diferentes delitos de ese nivel, también lo es que los robos en sus diferentes modalidades, las agresiones o asaltos, así como todo lo que compete a los municipales, requiere una estrategia integral en la cual el conocimiento del terreno sobre el que se trabaja es esencial. ¿Cuánto durará la curva de aprendizaje de los directores militares?

Esto es importante, toda vez que el conocimiento del humor social, el trato que ofrezcan esos jefes –acostumbrados a dar órdenes sin tomar en cuenta a su personal a cargo, ¿o estoy mal?–, aumenta el riesgo de una catarsis mientras se acostumbran todos al nuevo modelo de mando.

Serán unos meses difíciles para Sonora pues Alfonso Durazo dijo a manera de diagnóstico:  “los grupos criminales que operan en el estado están plenamente identificados, estamos trabajando en el proceso de judicialización, porque no basta con atacarlos, como sucedió históricamente, en su capacidad operativa, tenemos que combatirlos fundamentalmente en la vertiente financiera que es lo que les da capacidad de operar y corromper, entonces hay inteligencia en el combate financiero e inteligencia en la investigación para judicializar para llevarlos ante la justicia, están plenamente identificados, grupos, subgrupos, afines, diversos y contrarios”.

Esto significa que habrá enfrentamientos en nuestras calles pues no creo que quienes manejen la maña vayan a querer abandonar sus plazas.

El tercer punto que debió salir de esa cumbre fue el decirnos a la ciudadanía que debemos estar atentos y adoptar la cultura preventiva en todo momento y establecer algunas reglas básicas relacionadas con la protección, algo similar a lo que se hace en Europa donde la gente ya sabe qué hacer en caso de un atentado terrorista. ¿Me explico?

El hecho es que una estrategia conlleva varios elementos: en su planeación se establecen las metas, objetivos e indicadores, dentro de estos se manejan las acciones, los tiempos de cumplimiento y una revisión de resultados para posteriormente reforzar la mencionada estrategia y de nueva cuenta inicia el ciclo.

Recuerdo que en tiempos de Eduardo Bours impuso como indicador una acción que consistía en que cada jefe de policía debía capturar a dos distribuidores de droga cercanos a las escuelas cada dos o tres días, o algo así, de tal manera que sí funcionó y erradicaron prácticamente el consumo de droga en los planteles, por fuera y por dentro.

Espero que los indicadores existan en la estrategia de Alfonso Durazo. ¿O será algo similar al Plan Nacional de Desarrollo que no cuenta ni estrategias, metas, objetivos, acciones, tiempos, no hay un rumbo definido y se actúa conforme se camina?

Si es así, no le veo resultados tangibles en el corto plazo que es lo que quiere la sociedad.

Ojalá me equivoque con mis comentarios.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=170813

Publicado por en Ago 13 2019. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte