Hermosillo, Sonora. Sbado 24 de Junio de 2017
 
|

Padrés el “incomprendido”

CONTRAPESO
Por Jesús Olivas Figueroa


El ocaso de la gestión panista encabezada por Guillermo Padrés llamada “Nuevo Sonora”, está iniciando, y si calificamos su trabajo del 1 al 10 creo que su labor sería reprobatoria, su estatus como gobernador dejó mucho que desear, sin embargo, los culpables, el verdadero escorio del mesón padrecista serían sin lugar a dudas sus secretarios.

Padrés Elías sabe que dejó muchas cosas inconclusas, que su camino como mandatario tuvo grandes obstáculos, espinas que no se supieron sortear, y estos inconvenientes fueron producto de las pésimas decisiones de los secretarios del gobierno.

A estas alturas del partido, Padrés sabe que su más grande error fue confiar en unos tipos que no le ofrecían más que una amistad envuelta en hipocresía, mientras el mandatario confiaba ciegamente en ellos, estos le clavaban la daga por la retaguardia.

Se dice que Padrés está sumamente desilusionado de sus “amigos”, también se cuenta que la intención del “Memo” era otra, que su fijación eran los más pobres, sin embargo, gracias a sus monigotes y su tardía reacción no pudo hacer el trabajo social, y este, se quedó en el archivero, listo para llevarse a cabo.

El arrepentimiento de Padrés Elías no le alcanzará para pasar el examen de gobernador, sin embargo, tendrá que aferrarse a las cosas que no le pueden recriminar, de ellas, se puede fundir una armadura para poder seguir navegando en este mar llamado política, sus amigos le cavaron la tumba, sí, él ayudó, pero su futuro depende de engrandecer las pocas fortalezas que dejó en el camino. Muy pocas.

Padrés tendría que volver a aquellos días donde la gente aún le hablaba de frente, sin complejos, a aquel tiempo donde solo era el “Memo”, ese que ganó una diputación, una senaduría, y luego hizo historia al convertirse en el primer gobernador emanado del PAN en Sonora, derrotando al sistema impuesto por un mandatario rudo y sin cortapisas llamado Eduardo Bours.

Ese 2009 representó para el cananense un parteaguas en la vida política estatal, pero también para él, se convirtió en el único panista que ganó su elección, su fama y prestigio al interior del CEN incrementó abismalmente, empezó a manejar algunos hilos de decisiones importantes, y llevó a la cúspide política a hombres y mujeres que se alimentaron de  su triunfo.

Indiscutiblemente Padrés Elías tuvo errores marcados, pero la confianza en sus “amigos” fue tal, que cuando se dio cuenta y quiso actuar en consecuencia, la coyuntura ya no le ayudó, es más, si venían remociones masivas, sabía que el estado se le caería a pedazos, el problema, es que estando ellos en el poder, la entidad no aguantó tanta lacra y terminó por derrumbarse de cualquier manera.

Fueron cuatro personajes que terminaron por confeccionarle un traje a la medida, el de la corrupción y nula política interna.

Roberto Romero, un tipo sin escrúpulos, medianamente imberbe, pésimo negociador y con un gran sentido de absorción del poder mediático. Su contribución; hizo añicos la mano izquierda que todo mandatario debe tener. 

Bernardo Campillo hizo del “Nuevo Sonora” un gobierno hostil, donde la gente se moría en las calles, y en sus casas y hospitales por la falta de medicamento e insumos de los que aun carecen los nosocomios gracias a su ambición desmedida por la riqueza, casas con costos abismales y caballos pura sangre importados de España.

Jorge Morales hizo de Comunicación social del gobierno, la coladera más grande, sus innumerables ocupaciones por hacer dinero y engordar sus cuentas bancarias terminaron por olvidar al jefe.

Jamás se reflejó un esquema real de comunicación, de hacer ver a los ciudadanos las cosas buenas que se construían, pocas sí, pero esa era la verdadera chamba de Morales, un tipo que llegó con curriculum de imparcialero y vendió su etho como la mejor oferta, y terminó por entregar un producto masacrado.

Jorge hizo que medios de comunicación y periodistas se enfrentaran a Padrés, este, sin el apoyo real de un equipo de comunicación, no supo que hacer, se perdió y también fue derrotado por los colegas que se sintieron ofendidos e incluso muchos de ellos, amenazados por personal de comunicación social.

Agustín Rodriguez jamás supo como lidiar con el poder mediático que le endosaron, su trabajo se debió limitar a seguir haciendo de Padrés el tipo que era, no el “Gobernador”, su aires de importante le destrozó la imagen de “gente” al mandatario, sus constantes despliegues de “operador político”, hicieron añicos los planes de su jefe.

Rodríguez le impidió a Padrés innumerables reuniones que solicitaron personajes importantes con la intención de ayudar, de ponerse a sus órdenes, de ser un sostén más del entonces bien llamado “Nuevo Sonora”, la desilusión de esas personas, se convirtió en lástima y una alta dosis de coraje contra el particular del gobernador, el ex senador, jamás lo supo.

Mención honorífica para Teresa Lizarraga, quien bañada en su más exclusiva aroma de cinismo, nunca supo explicar en dónde quedaron los más de 2 mil millones de pesos que se le “extraviaron”, su inmadurez política y su poca inteligencia evidenciaron su nulo trabajo como directora de una de las dependencias más importantes del estado.

Ese poker terminó por hundir a Padrés en una vasta depresión, confió en ellos y no solo le fallaron, sino que como buenos oportunistas aprovecharon el escaparate para hacer sus grupos y seguir escalando peldaños que no les corresponden.

A Padrés Elías le queda una excelsa lección, los amigos son para invitarlos a comer, y los colaboradores deben ser tipos preparados, con experiencia y muy trabajadores.

Listo…Dios los bendiga, cuide y proteja.
Cualquier duda, aclaración ó crítica mi correo es jessolfi@gmail.com Twitter @jessolfi_y

Enviado desde mi iPad

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=80274

Publicado por en May 11 2015. Campo bajo Contrapeso. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte