Hermosillo, Sonora. Martes 12 de Noviembre de 2019
 
|

Presentan iniciativas de ley incompletas

congreso-640x480

Archivo Confidencial
Por Armando Vásquez A.

HAY VARIOS DETALLES con las leyes que se proponen en el Congreso del Estado. Deberían contar con un presupuesto. Es cierto, no es tan fácil cuantificar los montos que se requieren para otorgar determinado servicio pero es posible iniciar con una cantidad que permita el ejercicio de la ley que se apruebe y su aplicación debiera ser paulatina conforme al recurso económico otorgado.

Tenemos el caso de esa ley que se aprobó para que los chamacos reciban asesoría sicológica. De entrada es una buena idea ya legislada, pero no trae adjunto un presupuesto que es de cerca de 500 millones de pesos que la SEC no tiene y cuyo ingreso en el próximo presupuesto no se encuentra contemplado.

De hecho tampoco trae dientes ni describe a qué sanciones se verá sometida la autoridad si no cumple con el dictado legislativo.

Estas tres características: presupuesto, castigo por incumplimiento y tiempo de factibilidad para su realización, es lo que detiene el ejercicio de una buena ley y la conduce al cesto de la esperanza de donde algún día saldrá para aplicarse.

No sé qué hagan en realidad el mar de asesores que tiene el Congreso y sus diferentes funcionarios, pero un hecho me queda claro, no están empalmando en sus iniciativas estudios serios sobre proyecciones. Es decir, sus iniciativas cuentan con excelentes antecedentes, justificaciones e historias aplaudibles, pero sin sustento financiero básico que permita pues adecuar la realidad de la propuesta con la realidad de los tiempos presentes y futuros.

Otro ejemplo.

Ahora que se promociona y se apruebe la ley de las donaciones de órganos que es muy buena, insisto, debería a la vez impulsarse con recurso económico los espacios físicos que deben tener los hospitales para guardar esas partes humanas.

No crea usted que la persona fallece y automáticamente le quitan un riñón y se lo instalan a otra persona. Tiene que ser sometido a estudios y en base a ello determinar el fin de dicho órgano. Y el problema es donde guarecer esos órganos pues conocido es que cada parte humana requiere tratamiento especial pues no es lo mismo una córnea que un hígado o un riñón, su vida útil es diferente y por lo tanto su mantenimiento también.

¿Usted cree que en el Hospital General del Estado se cuenta con los espacio físicos necesarios y acondicionados para preservar los órganos?… déjeme decirle que no y no es de ahorita, es de siempre. Y para remachar esta vieja situación déjeme decirle que no tiene la capacidad para lograr ese mantenimiento en frío o bajo cualquier otro esquema de, ¿100, 200, 300 órganos?

Ahora bien, otro problema grave al cual se enfrenta el servicio de la donación de órganos es que damos un consentimiento al momento de adquirir la licencia de conducir. Hasta donde tengo entendido, es poco más del 65 por ciento del padrón de automovilistas quienes están dispuestos a acceder a donar sus órganos. Algo así como unos 300 mil sonorenses.

Peeeero, y no he leído la iniciativa de ley al respecto, ocurre que cuando sucede un accidente de tránsito con trágicas consecuencias,  el cuerpo dura un tiempo crucial en el lugar de los hechos, esto es porque el Agente del Ministerio Público tiene que ir y dar fe de lo ocurrido para, entonces, levantar al fallecido. O bien, cuando de un crimen se trata.

Ese tiempo de espera es sumamente importante a la hora de poder definir el destino de sus órganos, (recuerde que aceptó ser donador),  ocurriendo que el período de vida de los mismos varía conforme al tipo de órgano tal y como lo señalamos arriba.

Hay un nudo gordiano difícil de destrabar en esta situación pues el AMP debe hacer su trabajo y no le importa si es o no donador de órganos el fallecido que, por cierto, luego pasa al área de autopsia –cuando es crimen, claro está–, y allí, por el trabajo o porque no se tiene una línea jurídica que les obligue a los médicos que atienden este servicio, pues el cuerpo se descompone y esos doctores no van a andar averiguando si es donador o no.

Amén de las instalaciones físicas donde se realizan las autopsias, si cumplen con los requisitos debidos, metodologías, procesos, etcétera.

Tal vez y sólo tal vez, debió incluirse esta problemática en esa futura ley con una solución integral. Y es que donadores, como le digo, hay muchísimos conforme a su consentimiento vía licencia, lo que no hay son los procesos legales adecuados.

Y por último, existen aquellas iniciativas que en verdad es demasiado el gasto en papel y en neuronas que se maneja como esa idea de que el gas que se trasladará por el gasoducto sirva a su vez para que se administre y beneficie a los ciudadanos vía subsidio al gasto de la energía eléctrica.

¿Nadie les dijo a dichos legisladores que la energía es un tema federal y que corresponde a los diputados federales hacer dicha propuesta?

No los entiendo. Si acaso un exhorto o una petición como Congreso del Estado al Congreso de la Unión, pero ¿una iniciativa de ley para lograr ese objetivo?, por favor. Ojalá la aprueben a ver cuándo logran doblegar al gobierno federal sobre ese punto.

Y hay otras leyes más, muchas de ellas ya olvidadas que se aprobaron y se archivaron. Como que los diputados ya no encuentran qué más se les ocurre con tal de buscar los reflectores de la prensa con miras a encontrar un brillo que les ubique en otra dimensión, sobre todo de carácter electoral.
EN FIN, por hoy hasta aquí la dejamos, mañana le seguimos si Dios quiere.
Armando Vásquez Alegría es periodista con 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración  Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=105038

Publicado por en Sep 21 2016. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte