Hermosillo, Sonora. Sbado 22 de Septiembre de 2018
 
|

¿Quién es Damián?

Mensajes
Gilberto Armenta

 

Antes del 2009, casi nadie conocía a Damián Zepeda Vidales, porque él prefirió convertirse en abogado con diplomados y maestrías, que lanzar su carrera política y partidista en Acción Nacional.

 

Por eso su ascendencia partidista era raquítica y sin nada que presumir.

 

Su curriculum era promedio, del que existen miles en el partido blanquiazul.

 

Pero en el 2009 logró meterse al grupo de aspirantes que buscaban una diputación local, mientras que Guillermo Padrés Elías iba por la gubernatura de Sonora, y Javier Gándara Magaña apuntaba a la alcaldía de Hermosillo, capital del mismo estado.

 

Como dato importante sepa usted que en esa campaña Damián Zepeda Vidales fue asesorado por un imberbe grupo de asesores que, ante la inmadurez del novato candidato, debían decirle no solo como hablar en público, sino como vestirse, pararse, saludar. Era común verlos empujándolo a caminar detrás de Gándara Magaña y/o de Padrés Elías en los eventos electorales que compartían en Hermosillo. De ese tamaño el escaso perfil de quien había alcanzado una candidatura envuelto en la breva que ofrecía Padrés Elías. Ese grupo de asesores le rendía cuentas a Ramón Corral Ávila, y guarde usted este dato para más adelante.

 

Los tres ganan la elección que encabezaban ese año. De hecho, Zepeda Vidales es el único candidato a diputado local del PAN en alcanzar la victoria en las urnas, derrotando al priista Benjamín Basaldúa Gómez, mientras que los otros cuatro panistas cargaron con la derrota.

 

Su paso por esa legislatura, la LIX (59) fue satisfactorio y de trabajo constante que le ayudaron a llegar a ser el diputado local mejor calificado. Pero su “bebé” legislativo, su magna obra, la cereza de su pastel fue la propuesta, defensa y colocación del Código de Familia. Le sugiero a usted que, junto al anterior, también guarde este dato en su mano derecha.

 

En el 2012 llega a la diputación federal, ganando sin problema esos comicios, y es entonces cuando coincide con Ricardo Anaya Cortés. El fortalecimiento de esa relación fue sugerencia de Corral Ávila que, desde el 2009, ya traía a Damián Zepeda Vidales como su proyecto político a mediano y largo plazo.

 

Zepeda Vidales no forma parte intrínseca del grupo de poder político de Ricardo Anaya Cortés. Se relaciona con él, sí. Comparten intereses políticos, sí. Intercambian complicidades partidistas, sí. Se han ayudado mutuamente, sí. Subastan apoyos entre ellos, sí.

Pero Zepeda Vidales le pertenece a Corral Ávila, y fue él quien lo promovió para la secretaría general del PAN. La actual dirigencia nacional es producto de la sagacidad y viveza de Zepeda Vidales, pero el haber llegado hasta donde está es un hecho que tiene origen en el irrestricto apoyo del multi mencionado Corral Ávila.

 

Pero no olvide usted el proceso del 2015, cuando Damián Zepeda Vidales se convierte, causando un sisma al interior del PAN, en candidato a la alcaldía de Hermosillo, ¿Quién cree usted que lo promovió como tal? ¡Ramón Corral Ávila!

 

¿Javier Gándara Magaña? No.

¿Gildardo Real Ramírez? Menos.

¿Ricardo Anaya Cortés? Ni siquiera era fuente de consulta en ese momento.

Fue Guillermo Padrés Elías con quien Corral Ávila negoció esa candidatura para Zepeda Vidales, por eso la enorme lista de vicisitudes que su equipo de campaña experimentó, lo llevaron a la derrota ante Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, candidato del PRI en ese año.

 

Ahora sabe porque guarda usted en su mano derecha el nombre de Ramón Corral Ávila. Es quien está detrás de Damián Zepeda Vidales, y por eso encabezará (Corral) la fórmula rumbo al senado en el 2018, para luego impulsar a su pupilo (Zepeda) a la gubernatura en el 2021.

 

Pero ¿y el otro dato? ¿El Código de Familia?

 

Mire usted: del 2009 al 2012, Zepeda Vidales se regocijo en la defensa de ese código, que sentenciaba los matrimonios igualitarios, el aborto como derecho, y la legalización en el consumo de las drogas. Dijo él que esos tres conceptos atentaban contra la integridad de las familias, y que no debían ser nunca aprobadas por el Congreso Local de Sonora.

 

Las tres eran bandera partidista/política/electoral del Partido de la Revolución Democrática.

 

Luego, en el 2015, Javier Gándara Magaña, como candidato del PAN a la gubernatura, intentó infructuosamente coaligarse con el PRD en las elecciones de ese año, y Zepeda Vidales, como candidato a la alcaldía de Hermosillo, descalificó la intentona argumentando que la ideología liberal del PRD no sería nunca compatible con la de Acción Nacional.

 

Hoy él es el presidente del comité ejecutivo nacional del PAN, y el PRD camina a su derecha (ya no puede ser a la izquierda). ¿Cambiara Zepeda Vidales su discurso respecto a esos tres grandes temas? ¿Defenderá ser de ideología separada? ¿Cómo hará eso?

¿Argumentara ser de intereses compartidos, aunque no piensen igual? ¿Será creíble?

¡Vamos a ver, esto apenas inicia!

 

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=136357

Publicado por en Dic 11 2017. Campo bajo Reino de Sátrapas. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte