Hermosillo, Sonora. Lunes 20 de Noviembre de 2017
 
|

Ramón Corral, la sombra de la corrupción

CONTRAPESO
Por Jesús Olivas Figueroa

Cuando surgió lo de Ramón Corral Ávila, parecía una mala broma, un retroceso al pasado oscuro y corrupto de un panismo que se empezó podrir gracias a sus acciones mal habidas.

A Corral se le relaciona con los cuchupos que se hicieron para desestabilizar la carrera política de Casimiro Navarro de la mano de Manuel Espino. Sentían que ellos eran los nuevos patriarcas en el PAN de inicio de los noventa y nadie les podía desplazar de candidaturas que se las estaban guardando para sí.

Durante su gestión como Presidente del CDE, Ramón hizo y deshizo, ahí fue el parteaguas de la debacle de los designios sociales que endosó a su militancia Gómez Morín, empezó la tala que durante la alternancia de Guillermo Padrés se encargó de hacer leña.

Corral Avila representa para el PAN nada, abandonó al panismo como tal para irse a trabajar en el Gobierno Federal que encabezó Felipe Calderón, de Sonora, ya nada le interesó. Al final del caído sexenio padrecista alzó la voz para hacer añicos al de Cananea, pero con una vasta ira por haber sido relegado luego que él mismo dejó el barco para tomar un vuelo mucho más cómodo.

Pero mire usted, como se ve, y me parece que es lo más lógico, Ramón Corral fue el padrino de Damián Zepeda, él lo llevó de la mano a su Diputación Local y luego Federal, y aunque muchos aseveran un rompimiento durante la gestión de Padrés por intereses distintos, para el ahora Secretario General de Acción Nacional, es más viable mandar a su amigo por encima de otros.

Y es que está claro, es sabido que en la mente de Zepeda circula la idea de ser candidato a la gubernatura de Sonora el 2021, y cree firmemente que los amarres que está haciendo y que le permite su cargo a nivel nacional, pueden borrar de la memoria de los ciudadanos la idea de su incapacidad como candidato.

Por ello la lógica está clara, en lugar de facilitarle el camino a personajes como Luis Serrato, Célida López o Cuauhtémoc Galindo, panistas que por su trayectoria y juventud le podrían hacer sombra en el futuro, decide mandar a un tipo que a sus 70 años no aspirará a mucho más dentro de la política; al menos esa es la lógica de Damián.

No estoy seguro que Serrato o el “Temo”, estén dispuestos a aceptar tal designio del titiritero del PAN. Es más, no creo que lo acepten, por lo tanto, si Zepeda insiste en salirse con la suya, se avizora otra tormenta al interior del Partido, una más, una que pudiera ser, por la

Premura de las elecciones, devastadora para muchas de las aspiraciones panistas en 2018.

Corral es un político añejo, ya sin chispa, sin energía para competir en campo una senaduría. Sin embargo conociendo a Damián, será quien vaya en la fórmula por el Senado como número uno, pues ya se encargó de bardear su futuro manejando los hilos importantes desde el CEN para modificar algunos puntos importantes que determinan que en Sonora la fórmula deberá ser encabezada por un hombre.

Le acomodó a Corral pues, aunque la última palabra la dirá la denuncia de la que es presa Damián Zepeda y su Presidente Nacional Ricardo Anaya por haber modificado con trampa los estatutos del Partido para permitir que el Presidente no deba renunciar a su cargo sino hasta diciembre, en el caso que busque la candidatura a la Presidencia. Evidentemente es claro en el tema de Anaya.

Lo ridículo sin duda es, que Zepeda crea que tiene los espolones para abanderar un esfuerzo Político de la envergadura de la Gubernatura. Lo inverosímil es, que Damián no recuerde la tunda que le dieron en 2015. Lo tonto es, que el amigo de Anaya no reconozca su incapacidad para convencer al electorado. ¡No!, no puedo siquiera entender, como la inmadurez política de un tipo soberbio, altanero y con nula brillantez aspire a tanto.

Zepeda tiene cuentas pendientes con la justicia, y aunque hoy mismo su palabra tenga peso en el panismo nacional, algunos dicen que sus días como Secretario General están contados, y con ello, se verá coartada su carrera política, y por ende, todo lo escrito en esta columna se iría a la basura, lo que le convendría al PAN, esa debacle de el tipo menos capaz y más poderoso dentro del blanquiazul sonorense.

Urge en Acción Nacional una runfla de peso que le ponga un estáte quieto al soberbio de Damián, y porqué no pensar en el hartazgo y mal valorados panistas que ostentan dos Diputaciones y una alcaldía. ¿Por qué no?

 

Listo…Dios los bendiga, cuide y proteja..

Cualquier duda, aclaración o crítica, mi correo es jessolfi@gmail.com Twitter @jessolfi_y

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=134320

Publicado por en Nov 6 2017. Campo bajo Contrapeso. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte