Hermosillo, Sonora. Lunes 15 de Octubre de 2018
 
|

Refuerzo de lujo: Ernesto Gándara se suma a la campaña de El Pato

Arturo Soto Munguia
Suena a rudeza innecesaria, pero si el Pato de Lucas ya estaba posicionado como indiscutible puntero en las encuestas que miden preferencias electorales rumbo a la alcaldía de Hermosillo, la incorporación de un apoyo tan importante como el de El Borrego Gándara indica que la disputa por los votos viene en serio y en la capital los priistas le están apostando al carro completo, lo que no es poca cosa, ya que es el espacio donde se concentra casi un tercio de la votación estatal.

 

Así como lo lee, borreguista lectora, institucional lector, Ernesto Gándara Camou anunció ayer que en lo sucesivo, se le verá aquí más seguido apoyando con todo el peso de su figura y trayectoria, la campaña de su tocayo Ernesto de Lucas, lo que seguramente se traducirá en un impulso a las candidaturas del resto de los candidatos en la capital de Sonora.

 

El anuncio lo hizo ayer por la tarde, durante un evento que ya está adquiriendo tintes de tradicional por los festejos del diez de mayo, y en el que se reunieron alrededor de tres mil madres de familia, como ha venido pasando desde que fue alcalde de Hermosillo. La sede: un terreno campestre propiedad de Carmen Ahumada a quien por fin le hizo justicia la revolución y aparece en la lista de regidoras en la planilla de El Pato.

 

La reaparición de El Borrego en la escena política es una variable con la que quizá muchos no contaban, pero con ella, la reactivación de la estructura territorial y las alianzas y consensos que concita Ernesto Gándara no sólo entre los priistas, sino en la sociedad civil, el Pato ya puede desplegar las alas con mayor confianza.

 

Otra lectura, desde luego, puede ser esa que apunta a que han quedado atrás resabios y diferencias entre personajes del tricolor que al calor de episodios anteriores de esta novela que se está escribiendo cada día y cuyo epílogo aún desconocemos.

 

El hecho es que El Borrego está en Hermosillo de nueva cuenta, sumado a la campaña de Ernesto de Lucas y por lo que se deriva de esto, no hay duda que en Hermosillo van con todo.

 

II

 

De suma importancia y muy preocupante lo que reveló ayer el secretario de Gobierno Miguel Ernesto Pompa en el sentido de que se han detectado una serie de hechos en los que no se descarta la intencionalidad política con presuntos fines de desestabilización rumbo a la jornada electoral del 1 de julio.

 

Estos hechos pasan por actos vandálicos que se salen del patrón de la delincuencia común y adquieren tintes de sabotaje, como los registrados en un par de estancias infantiles en Hermosillo, donde robaron cables y objetos del sistema eléctrico, pero se modificaron deliberadamente las instalaciones, de manera que pudiera provocarse un incidente, como de hecho ha sucedido, concretamente, connatos de incendio.

 

Hay además una tendencia a diseminar noticias falsas, audios sobre personas secuestradas y demás, que sólo buscan generar caos y pánico entre la población. Incluso, el funcionario incluyó en ese recuento, la infiltración de personajes ligados a la política electoral, en movimientos sociales (reales o provocados) con el fin de radicalizar acciones, saboteando instalaciones como es el caso del gasoducto en territorio yaqui, donde por cierto los enfrentamientos entre integrantes de la etnia ya han dejado al menos un par de muertos.

 

El funcionario advirtió que ya se han presentado las denuncias correspondientes y se activó un protocolo de seguridad para supervisar instalaciones en planteles educativos, señaladamente preescolares y estancias infantiles.

 

Grave el asunto, si se considera el de por sí enrarecido clima político, donde podría generarse un caldo de cultivo para la germinación de alguna tragedia que empañe el proceso electoral.

 

III

 

 

Apenas ayer comentábamos lo peligroso que son los linchamientos a ciegas contra algún comunicador por un desbarre inapropiado, políticamente incorrecto y que pudo (de hecho así fue) tomarse a broma y chascarrillo.

 

Las nalgas son, además de un par de músculos mejor conocidos como glúteos y que tienen funciones muy específicas para posibilitar la resistencia de las piernas y otras partes del cuerpo, un fetiche sexual y quizás, una medicina contra el insomnio o un motivo para no dormir. Cada quién, ¿verdad?

 

Son también el más potente imán para las miradas masculinas, pero también para las femeninas que se preguntan entre otras cosas cuánto le habrán costado en estos tiempos de cirugías estéticas, más caras que los cómodos filtros de Instagram o el “fotochopeo” tan al alcance de la mano como la manipulación digital que enamora, siempre y cuando no haya un encuentro cara a cara.

 

Es posible que usted, nudista lectora, exhibicionista lector, haya puesto al aire libre y al escrutinio de pequeñas audiencias, sus nalgas. Pero hablar de las nalgas de un arzobispo, por vida de Dios, desató reacciones no sólo entre comunicadores y abajofirmantes con dudosas intenciones, sino entre un sector del muy conservador pueblo de Hermosillo.

 

Ya el punto ni siquiera es el episodio en que al colega y amigo Juan Carlos Zúñiga le traicionó el relajado y malhablado (ese que somos todos) ser sonorense y le tocó las nalgas al arzobispo.

 

El punto es que sí hay mucha gente en Hermosillo, que sigue considerando al arzobispo el pastor de la comunidad. El Santo Varón. El hombre de Dios. El vicario de Cristo.

 

Si están bien o están mal, no me alcanza el entendimiento para racionalizarlo. Sólo puedo decir que sí hay quién sintieron como una ofensa aludir a las nalgas del arzobispo, así sea como metáfora, alegoría o hipérbole.

 

El entendimiento sí me alcanza, sin embargo, para calibrar las reacciones. Y en Hermosillo, donde la dinámica de estos días no perdona a nadie.

 

En la diversidad de la comunidad hermosillense, donde hay de todo, también hay quienes no perdonan que la agenda pública esté ocupada por las nalgas del Arzobispo y han hecho circular en redes sociales su descontento, pidiendo incluso la salida de Juan Carlos Zúñiga de su programa, lo cual felizmente no sucedió,

 

Este affaire, algunos políticos en campaña se han querido colgar para ganar espacios mediáticos gratuitos. En el más reciente documento de este tipo que se encuentra circulando, suscrito por la Comunidad Católica del Pitic, se señala concretamente a la candidata de Morena a la alcaldía, Célida López Cárdenas.

 

En el escrito, reconocen la humildad del comunicador, que ofreció sus disculpas por el desbarre cometido, pero citan un tuit de la candidata en el que alude al arzobispo como “palero”, demostrandosu desprecio por el ejercicio pastoral de todos los sacerdotes católicos de Hermosillo y de Sonora, dicen.

 

“Cada cabeza es un mundo, eso es entendible. Lo que no podemos asumir es la ofensa contra miles de familias a través de las expresiones dolosas y oportunistas que recientemente en redes sociales publico Célida López hacia el representante de Nuestra Santa Madre Iglesia en esta capital”, agregan en el documento donde también expresan su solidaridad hacia el arzobispo.

 

La arquidiócesis de Hermosillo, por su parte, envió a través de su cuenta de tuiter el siguiente texto: “Consciente de su misión de construir la paz y la reconciliación la Arquidiócesis de Hermosillo se deslinda de todo discurso o actitud, expuestos por cualquier medio, que promuevan el encono, el antagonismo o el “linchamiento” ético o moral de cualquier ciudadano”.

 

Y hasta aquí vamos con este engorroso asunto.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=144711

Publicado por en May 12 2018. Campo bajo El Zancudo. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte