Hermosillo, Sonora. Domingo 25 de Agosto de 2019
 
|

Rodrigo Bours: en Cajeme, no con cualquiera gana el PRI

Rodrigo_bours_mesa_cancun

El Zancudo
(No mata, pero hace roncha)

Arturo Soto Munguía

 

Rodrigo Bours Castelo se muestra decidido a llegar hasta la última parte del proceso de elección del candidato a la alcaldía de Cajeme. Le ofrecieron la diputación local o la federal, pero no aceptó. Él quiere ser presidente municipal de Ciudad Obregón, cumplir tres años en esa posición y luego retirarse a sus actividades empresariales de siempre.

Eso lo sostuvo hace más de un año y lo reiteró ayer durante una larga charla con periodistas agrupados en la Mesa Cancún, con quienes compartió sus apreciaciones sobre la actual coyuntura, destacando una visión crítica de las prácticas políticas en los partidos, incluyendo el suyo, el PRI, por el que busca ser candidato.

Sabe que está enfrentando a una estructura fuerte y muy disciplinada a la hora de apegarse a sus métodos de elección interna practicados desde hace muchísimos años, lo que no necesariamente significa que sean los mejores. De hecho, no son pocas las ocasiones en que derivan en candidaturas destinadas al fracaso.

El aparato de los partidos -de todos-, cada vez es menos cercano a las aspiraciones de una sociedad civil que no se siente representada en ellos, afirma, afirma el empresario cajemense, quien se autodefine como un hombre más cercano a las posiciones de izquierda, en el sentido de querer ver al PRI ocupado en resolver las demandas de la clase trabajadora, de una sociedad problemas irresueltos en materia de seguridad, empleo, salud, educación y cultura.

Por el contrario, lo que observa es una clase política que, atrincherada en las cúpulas partidistas privilegia la solución a sus propios asuntos, que tienen más relación con la conquista de posiciones en el aparato gubernamental o en las cámaras legislativas; eso adquiere especial relevancia en los municipios, donde se ha conferido un gran poder de decisión a los alcaldes, para que sean ellos quienes decidan sobre la vida interna de los partidos. Los han convertido en apéndices de sus gobiernos, afirma.

Eso ha traído como consecuencia un distanciamiento entre partidos y sociedad, un descrédito que sólo podría corregirse en la medida en que los partidos regresen a su papel como instrumentos de cambio social, a través de los cuales se canalicen las aspiraciones de esa sociedad inconforme.

En la práctica, y para el caso concreto de Cajeme, Rodrigo Bours sostiene que a diferencia de lo que ocurría hace poco tiempo, ya no aplica esa premisa de que el PRI ganará con cualquiera que postule a cualquier cargo de elección. Las cosas han cambiado, dice, sobre todo a partir de dos situaciones recientes: el destape de Claudia Pavlovich Arellano como candidata a la gubernatura por el PRI, y la postulación de Jesús Félix Holguín como candidato a la alcaldía por el PAN.

De continuar las cosas en los mismos términos en el PRI cajemense, Rodrigo estaría registrándose como precandidato a la alcaldía el próximo jueves, compitiendo contra el diputado federal Faustino Félix Chávez, que aparece como el mejor posicionado dentro del priismo, donde se perfila como el más seguro ganador de la contienda interna.

Planteado así el escenario, lo que vaya a hacer Rodrigo Bours en caso de una eventual derrota, es todavía un enigma, pues no lo dice claramente.

-¿Le vas a levantar la mano a Faustino?, se le preguntó.

Y dijo: Lo único que sé es que si me quedo, la gente estará conmigo; y si me voy, la gente también estará conmigo.

Una respuesta que, ciertamente, no despeja dudas, sino que deja entrever un escenario de fractura al interior del priismo, que sería de gran impacto en los resultados electorales, no solamente en el municipio, sino en la votación general por la gubernatura ya que, sostiene, en Cajeme persiste mucha inconformidad respecto a lo ocurrido recientemente, cuando dejaron en el camino a Ernesto Gándara Camou.

En los próximos días habrá de conocerse el destino final de esta trama, en la que sin duda los actores políticos tendrán que aplicar sus mejores esfuerzos en conciliar posiciones, si no quieren abrir un boquete por donde podrían colarse una buena cantidad de votos para los candidatos del panismo, que hasta hace unos meses, en Cajeme, estaba en la lona.

Donde las cosas pintan de una manera muy distinta es en la capital de Sonora, pues los tricolores ya tienen definido desde hace mucho que el candidato que los represente en la contienda por la alcaldía sea Manuel Ignacio “El Maloro” Acosta, que ayer se reportó listo para entrarle con todo a disputar por segunda ocasión la presidencia municipal.

El Maloro fue el invitado especial de la familia Puebla en el restaurante Palominos, donde convivió por espacio de más de dos horas con representantes de los diversos medios de comunicación, ante quienes esbozó los porqués de su intención de participar de nueva cuenta en esta contienda.

Y entre esos porqués destaca la necesidad de replantear el rumbo de la administración de la ciudad, ejerciendo políticas públicas que impacten en el beneficio de la población, con transparencia y rendición de cuentas: “Yo no sé quién les dijo a quienes actualmente gobiernan, que la política era para hacer negocios”, cuestionó.

Mesurado, El Maloro se cuidó de no hablar más de la cuenta, considerando que la legislación electoral le impide hacer labores de proselitismo antes de los tiempos oficiales de campaña, que comenzarán a correr a partir del próximo seis de marzo. Pero como ciudadano preocupado por lo que ocurre en Hermosillo, puedo hacer algunas consideraciones respecto a lo que está ocurriendo, y lo que está ocurriendo en Hermosillo no es lo mejor para la gente, dijo.

II

Los que ayer arrancaron sus precampañas fueron los aspirantes a las diputaciones locales en Hermosillo, todos ellos ex funcionarios de la administración municipal que preside Alejandro López Caballero.

Lo hicieron con una concentración en la Plaza Bicentenario, donde tuvieron una convocatoria más bien escasa (un centenar de jóvenes ruidosos), y partieron a bordo de camionetas en una especie de desfile que se asemejaba más a una celebración secundariana que a un acto político.

Para ser un evento conjunto entre los cinco aspirantes (Carolina Lara, Clemen Elías, Marcos Noriega, Fernando Miranda y Jesús Manuel Enríquez) se esperaría una mayor convocatoria y algunos mensajes más consistentes sobre lo que tienen pensado hacer en el Congreso, pero no hubo ni una ni otra cosa, por lo que en lo sucesivo tendrán que mejorar esos aspectos si realmente quieren levantar expectativas.

Por cierto, el que también arrancará su precampaña en esa misma plaza, pero el miércoles a las seis de la tarde, es Damián Zepeda Vidales. Veremos cómo le va.

También puedes seguirnos en Twitter @chaposoto

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=76714

Publicado por en Feb 17 2015. Campo bajo El Zancudo. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte