Hermosillo, Sonora. Domingo 26 de Mayo de 2019
 
|

Rupturas, renuncias, desprendimientos: secuelas de la 4T

Arturo Soto Munguia
La cuarta transformación está teniendo efectos secundarios en todos los partidos políticos, de manera señalada en aquellos que no alcanzaron ni a apuntar las placas del tráiler que les pasó por encima el pasado 1 de julio, pero también entre los que integraron la victoriosa coalición Juntos haremos historia.

Se entiende que entre los perdedores prevalezca el desánimo y el reparto de culpas, y en esa lógica algunos de sus personajes destacados busquen nuevas opciones de participación política y abandonen la nave, pero llama la atención que eso también suceda en Morena, donde no todos coinciden con la forma en que se está ejerciendo el gobierno por parte de Andrés Manuel López Obrador.

Una corriente que lo apoyó fuertemente desde la izquierda en esta y otras campañas advierte que sus reivindicaciones no están siendo representadas suficientemente en el nuevo gobierno, y ya se aprestan a reunir los requisitos para registrar un nuevo partido llamado Movimiento para la Liberación  Nacional y el Socialismo, no para luchar contra Morena y sus aliados, sino para colocarse a su izquierda.

Lo que estamos viendo en Sonora, donde uno de los aliados de Morena, el PT está pasando por su primera crisis poselectoral después de los comicios del año pasado parecen tener de fondo, más que diferencias ideológicas, políticas o programáticas, una muy terrenal disputa por las prerrogativas y los espacios de poder.

El desconocimiento del diputado Rodolfo Lizárraga por parte de la dirigente estatal y su brazo derecho, Ana Gabriela Guevara y Ramón Flores dista mucho de ser un choque por principios y programas y se parece más a un enfrentamiento entre grupos que se disputan la dirigencia del partido y los espacios conquistados en la alianza con Morena y el PES, con miras a candidaturas que suponen repetirán la historia del año pasado, donde ganaron prácticamente con la mano en la cintura.

Esta guerra dentro del PT ya entró en la ruta de las campañas negras, las descalificaciones y los sabanazos a diestra y siniestra. Ana Gabriela Guevara parece dispuesta a dejar solo y aislado a Rodolfo Lizárraga y ayer se reunió con la nueva coordinadora parlamentaria Magdalena Uribe, y con Orlando “Siri” Salido. La bancada del PT, que comenzó con seis diputados, se está desgranando.

En otro frente, la renuncia de Ricardo Bours Castelo ilustra la crisis que también se vive en el PRI, donde la candidatura al gobierno del estado 2021 ya abrió el camino del reagrupamiento y desde el sur de Sonora se advierte la integración de un polo que aglutine fuerzas que no se deben desestimar.

De los dos perfiles que levantaron la mano para la competencia en la próxima sucesión gubernamental, ya sólo queda Ernesto “El Borrego” Gándara Camou, que se ha mantenido institucional las dos veces que le han cerrado el paso. Quién sabe si una tercera lo mantenga en las filas tricolores.

Y para cerrar el cuadro, se anuncia que este día el ex alcalde de Cananea y ex diputado local Francisco García Gámez hará pública su renuncia al PAN, junto a un grupo de militantes del blanquiazul que no comulgan con la dirigencia de Ernesto Munró Palacio.

Pancho García ya había venido trabajando en una organización alterna que busca acercamientos con diferentes fuerzas políticas, y recientemente sostuvo un encuentro con el propio Ricardo Bours, aunque en su agenda aparecen otros personajes como el propio Borrego Gándara.

Seguramente la gota que derramó el vaso de la inconformidad con Munro, fue el comité de recepción que encabezó en el aeropuerto de Hermosillo para refrendar su lealtad a Guillermo Padrés, algo que no cayó nada bien entre muchos panistas que le endosan al ex gobernador la factura de la derrota el año pasado.

En fin, viene un par de años intensos, de rupturas, escisiones, renuncias, desprendimientos y reagrupamientos en todos los partidos. Hay que ir por palomitas.

 

II

Las exigencias de competitividad y desarrollo económico en el contexto de la globalización obligan a abrir las fronteras, no a cerrarlas. Abrirse a la cooperación y el intercambio con el conjunto de las naciones es la fórmula contra el estancamiento.

El gobierno de Claudia Pavlovich lo tiene claro desde el inicio de su gestión, cuando ensanchó los horizontes de la colaboración binacional al impulsar la llamada Megarregión, de la que participa junto a los estados de Arizona y Nuevo México, pero también lanzó la mirada más allá, del otro lado del Atlántico.

El año pasado, la gobernadora estuvo en Alemania, donde se establecieron acuerdos de intercambio académico y comercial, y ahora está por comenzar una gira de promoción por España a donde acudirá con una agenda de proyectos económicos, educativos y de movilidad y agua, temas urgentes en Sonora.

Hay que recordar que en días pasados, la gobernadora sostuvo un encuentro con el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez en el que seguramente agendaron esta gira por su país, por cierto el tercero con mayores inversiones en nuestro estado.

Durante una semana, la gobernadora y su equipo sostendrán varios encuentros, uno de ellos con el ministro de fomento de España, José Luis Ábalos; con empresarios que ya se han establecido en Sonora con proyectos de generación de energía eléctrica, como el de Puerto Libertad donde se han invertido 350 millones de dólares, o el de la planta desalinizadora de agua para Guaymas y Empalme, que ya está en proceso.

Como se ve, a esta gira por la madre patria no se acude con la agenda en blanco, sino para reforzar proyectos que ya están en marcha y promover a Sonora como un destino atractivo para la inversión internacional.

 

III

Ocupó muchos espacios periodísticos y lo seguirá haciendo, el trágico y sangriento episodio suscitado en la colonia Palo Verde de Hermosillo, donde agentes de la policía municipal abatieron a tiros a un joven que amenazaba con suicidarse y posteriormente agredió con un cuchillo a los uniformados.

En la lógica de que las malas noticias son las buenas noticias, ha merecido menos espacios otro hecho similar, pero con desenlace diferente.

El pasado 6 de noviembre, Ernesto, un adulto con problemas de adicción amenazó con suicidarse arrojándose del puente ubicado en Quitroga y García Morales. Bomberos y agentes municipales lo convencieron de desistir.

El caso de Ernesto fue tomado por la dirección de Prevención del Delito y Seguridad Ciudadana a cargo de la doctora María Isabel Batriz, que inició un proceso de rehabilitación que el paciente llevó satisfactoriamente y ya se encuentra listo para reencontrarse con su familia.

Claro, los finales felices no venden morbo, y quizá por eso no se ha difundido tanto, pero vale la pena citarlo como un caso de éxito para mostrar que sí se puede.

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=161314

Publicado por en Feb 12 2019. Campo bajo El Zancudo. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte