Hermosillo, Sonora. Jueves 27 de Julio de 2017
 
|

Salma se rehusa a ser víctima

Salma Hayek

Los Angeles.– En medio de una denuncia donde la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos está pidiendo que el gobierno investigue a fondo la discriminación femenina en el mundo del cine, del otro lado del Atlántico, en Francia, Salma Hayek participó del panel Kering Women in Motion,  con otras famosas como Isabella Rosellini, en un debate sobre la contribución de las mujeres en el cine.

Y en una sincera entrevista, por primera vez, Salma habló de sus propias experiencias frente a la discriminación, sin autocensura, destapando las secretas verdades que esconde el mundo machista de Hollywood.
Sobre la escasa participación femenina en las producciones  hollywoodense, la mexicana expresó que la solución es bastante simple.

“La única forma de que los hombres quieran ayudar a generar un cambio, la única forma de inspirarlos es con dinero, demostrándoles que somos una fuerza económica. Hasta ahora no se molestaron porque están ocupados con ganar dinero de la misma forma que lo vienen haciendo siempre. Para ellos esto es un negocio y no piensan como las mujeres. No dicen ‘Mi Dios, esta película da vergüenza, es humillante hacer algo así’. No. Ellos sólo piensan en los millones que van a ganar.”

¿En las recaudaciones las mujeres no generan tantos millones de dólares en Hollywood como los hombres?

– Lo triste es que las únicas dos industrias donde las mujeres recaudan más que los hombres son la moda y la pornografía. Y es triste y una antigüedad saber que en el cine las grandes estrellas valemos la pena sólo si somos objetos sexuales. Es una forma muy ignorante de ver quienes somos. Y es difícil entenderlo porque estamos dentro de un círculo vicioso donde las mujeres no tenemos la oportunidad de expresar quiénes somos o lo que queremos ver en el cine.

¿Los actores más famosos que exigen sueldos más altos que las mujeres también tienen la culpa?
-Los grandes protagonistas están en el corazón del problema. La mayoría de los actores más famosos, en sus contratos imponen la aprobación de la actriz que va a ser la protagonista. El hombre siempre es el Dios del cine, porque es el que decide. Y tampoco nos pagan los mismo, ahí también hay discriminación. Es algo que tendría que decidir el director, no un actor. Y el hecho de poder decidir a quién va a besar es demasiado machista.

Por suerte Salma tiene una manager–que también representa a Julianne Moore– que pelea por las mujeres.

“No nos despidió cuando cumplimos 35 años”, dijo y explicó que cuando la estrella más importante de un filme es mujer, los hombres nunca quiere ser segundos. ‘Ah, no, no la película no trata sobre mi’, dicen.  Y es por eso que quedan en el camino proyectos muy importantes que no pueden encontrar un protagonista famoso, porque las recaudaciones están basadas en los protagonistas masculinos, la inversión, el apoyo total y el estudio se niega a distribuir lo que esté fuera de ese esquema.

¿Por ahí pasa la investigación de la Unión de Libertades Civiles?
– Por ahí pasa el problema. ¿Cómo podemos saber lo que valen estas increíbles mujeres si las ponen siempre en un personaje menor que el hombre. Porque ellos también se involucran en el guión, tienen la aprobación final, si no les gusta hacia dónde va el personaje femenino que pueda robarles luz. ¿Cómo pueden saber que la mujer no recauda igual? ¿Cómo saben que no nos vinieron a ver a nosotras? La discriminación pasa por diferentes puntos y aunque nadie lo diga, también pasa por los protagonistas masculinos. Uy, después de esto no vuelvo a trabajar más (risas).

¿Te han cerrado puertas por ser mujer y latina, en Hollywood?
– Cuando empecé a producir para los latinos, siempre me cerraron las puertas, una después de la otra. Es una idea brillante mostrar las estadísticas para comprobar el poder que tenemos los hispanos como consumidores en Estados Unidos. Y cuando traté de producir Betty La Fea (Ugly Betty), me dijeron “no” muchísimas veces, pero no quise renunciar. Lo que hice fue ir a una compañía que compra espacio en televisión para muchos anunciantes. Les mostré los números en cómo podíamos representar dinero y pude convencerlos porque querían llegar a ese público latino, sólo porque había dinero atrás. Así pude ir a la ABC diciéndoles que había vendido cada comercial de la serie de TV.

¿Qué fue lo que no les había gustado de Betty la Fea, antes de hablar del lado económico?
– Quería hacer una telenovela que se había hecho en Colombia donde la protagonista no era linda. Estaba tratando de hacer por primera vez una comedia de una hora. Y cada vez que aparece algo nuevo, todos escapan. No podían entender que algo así podía estar en televisión, pero una vez que vieron el dinero, encontraron el espacio enseguida. Y la primera vez que salió al aire tuvo 16 millones de televidentes.

“Y en el caso del cine, el problema es que nadie se tomó el tiempo para intentarlo. Cuando sepan el dinero que están perdiendo, van a reaccionar enseguida.”
Sobre el éxito en taquilla de filmes protagonizados por mujeres como Los juego del hambre, 50 sombras de Grey o Más notas perfectas, Salma opinó que son destellos de un cambio.

“Mi teoría se comprueba con 50 Sombras de Grey. Es un libro que escribió una mujer para las mujeres, pero ahora se encuentran con el problema de no tener mujeres guionistas ni directoras. Toda la industria se mueve lenta porque perdieron una generación entera que abandonaron. Tenemos suerte porque las mujeres jóvenes nos están ayudando, comprando todos estos libros que después terminan en el cine con protagonistas femeninas como Jennifer Lawrence o Dakota Johnson.”
¿Cuál es entonces el problema?
– El problema es que todavía no saben lo que queremos ver las mujeres. No estamos yendo al cine y por eso es tan difícil entender la película que queremos ver. Mi teoría es que no hay nada que podamos ver y además tampoco hay trabajos para las mujeres que puedan entender lo que queremos. No hay escritoras, no hay productoras, no hay suficientes directoras. La televisión inteligente sí captó nuestra atención. Y el cine está en problemas porque no nos interesan las películas que hay y piensan que la tecnología está matando al cine. No.

“Las mujeres ya perdimos el amor por el ritual de ir a un cine. Así como el mundo del cine nos abandonó, nosotras también los abandonamos. Y nuestro nuevo ritual es la TV. En el cine piensan que solo nos gustan las comedias románticas. Somos mucho más inteligentes que eso. Es parte del pasado. Y hoy hay menos protagonistas femeninas en el cine porque no saben lo que pueden hacer. Es el mismo ciclo. No tenemos nada bueno para ver.”
Perseverante
Salma Hayek, es hoy una estrella internacional, directora y productora, pero recordó que no tuvo el camino fácil.

“En el primer minuto que llegué a Estados Unidos me dijeron que regresara a mi casa. ‘Vuelve a hacer telenovelas. Nunca vas a conseguir trabajo aquí. Apenas hablas inglés. Eres mexicana’. Era una estrella importante en mi país y aquí me cerraron todas las puertas en la cara y tuve que empezar como extra de cine.”
También contó que un ejecutivo le dijo que pudo haber sido una gran estrella, pero su único problema era su origen.

“Fue el que más me elogió: ‘Eres inteligente, eres talentosa y hermosa. Pudiste ser una estrella enorme, pero naciste en el país equivocado’. Al menos fue honesto.”
Discriminaciones tuvo muchas, otras de ellas fue que la rechazaron para una cita de ciencia ficción. “El director peleó por ese papel, pero le dijeron ‘¿Una mexicana en el espacio? ¿Estás loco?, así que se lo dieron a una actriz de color”, señaló.

¿Cómo logras mantenerte en la cima?
– Soy mexicana, soy mujer, soy libanesa, tengo 48 años. No puedo estar más abajo. Y, sin embargo, trabajo más que nunca. Siempre trabajé fuera de los grandes estudios.Hice algunas películas con ellos porque me impuso gente como Adam Sandler que es amigo mío. Y pude sobrevivir: En vez de aceptar que me digan que no voy a poder trabajar después de los 35 o 48 años o que no me queje porque soy mexicana, creo que no puedo quejarme si al menos no hago un esfuerzo por marcar una diferencia. Por eso me convertí en productora porque no acepto un “no” como respuesta. Con Frida tardé ocho años

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=85055

Publicado por en Ago 10 2015. Campo bajo Farándula, Uncategorized. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte