Hermosillo, Sonora. Sbado 18 de Noviembre de 2017
 
|

¡Se partieron!

Arturo Soto Munguia

Con tanto loco infiltrado, protagonismos mal entendidos, cortedad de miras, inexperiencia, improvisación y dispersión de ideas, en Sonora el movimiento No al gasolinazo estaba al borde del abismo, y acaba de dar un gran paso hacia adelante.

Su variopinta dirigencia, que se fue decantando hasta quedar en puro activista de teclado, gritones cobijados en la turba, casos clínicos para la Cruz del Norte, militantes de partido (abiertos y embozados), empleados de Javier Dagnino (que caben en dos o tres de estas categorías al mismo tiempo), escenificó otro sainete en la Cámara de Diputados para lograr, como adelantábamos ayer, nada.

Lo que sí provocaron es que la división que ya se venía manifestando desde hace unas semanas, tomara forma y el grupo identificado con el PAN anunciara su escisión del movimiento, desconociendo a varios de los que hasta hace poco aparecían como dirigentes, voceros o principales oradores en sus manifestaciones, que se han ido diluyendo hasta dejarlos solos.

Y es que, salvo la gente que puedan acarrear de campos agrícolas, colonias populares y templos cristianos, muchos de los que de buena fe y con una indignación legítima se habían sumado a las movilizaciones, ya le vieron las orejas al lobo y no parecen dispuestos a engordarles el caldo a personajes francamente de muy baja estofa, que ni siquiera están allí para concretar respuestas a sus demandas, sino sólo para desahogar sus frustraciones políticas y protagonizar la catártica revancha con el bálsamo barato de la mentada de madre y la escandalera.

Fue nada más y nada menos que Ramiro Rendón quien anunció la separación del movimiento y el desconocimiento de personajes como Óscar “El Pollo” Medina; Isabel “El Chabelo” Dorado Auz; Jorge Tadei, María Dolores Rodríguez Tepezano y otros que se identifican como “los de la caseta”, por ser quienes han mantenido levantada la pluma en la caseta de cobro a la salida norte de Hermosillo. Aunque no las mencionó, en ese grupo también se encuentran Rosa María O’Leary y Patricia Duarte Franco.

A los que sí mencionó, los acusó de obedecer a intereses partidistas y de tener una reconocida trayectoria académica pero, dijo, aquí no se trata de academia, sino de acciones. Ellos son muy buenos para estar dentro de la Universidad, pero no salen a la calle, agregó. O sea, bajita la mano, los acusó de huevones.

El pequeño problemilla con Rendón Peñúñuri es que él también viene de la militancia, primero en la izquierda, concretamente en el PRD a donde fue cooptado por Edgard Sallard, cuando éste ostentaba un cargo directivo como parte de la corriente que encabezaba José Guadalupe Curiel y Juan Manuel Ávila. Todos ellos fueron a su vez, cooptados por el padrecismo, al que le hicieron un buen trabajo de comparsa durante todo el sexenio, a cambio de puestos en el gobierno para ellos y sus familiares, entre otras prebendas.

Actualmente, Edgard Sallard trabaja para la diputada padrecista Célida López, y Rendón apareció en la palestra arrastrando un currículum como presidente de una asociación civil que agrupa a religiosos cristianos, que le sirvió durante el padrecismo para ‘bajar’ recursos del gobierno, presuntamente para la remodelación de templos cristianos, aunque hay versiones de que tales recursos nunca llegaron a su destino.

Con ellos se encuentran también Alfonso Canaan, de quien dijimos no volveríamos a ocuparnos más, pero ayer volvió a la carga con sus amenazas, contra periodistas, ahora en la persona de la colega y amiga Michelle Rivera, conductora del programa En Contacto, que se transmite de 6:30 a 9:00 AM por el 109.1 FM del cuadrante.

Este muchacho trae varios fierros en la lumbre de la Procuraduría, a saber:

Denuncia por fraude genérico, del 2 de abril de 2014.

Le han ejecutado dos órdenes de aprehensión en 2008, de las cuales se ha librado por la vía del amparo, por el delito de lesiones que tardan más de 15 días en sanar.

Denuncia por fraude genérico con fecha 11 de marzo de 2007; otra por ese mismo delito el 16 de agosto de 2004 y una más del 27 de septiembre de 2005, cuando le giraron orden de reaprehensión.

La denuncia más reciente es por fraude genérico, con fecha 7 de junio de 2016.

De Daniel Corvera es bien conocida su infiltración en el movimiento de los ‘Malnacidos’, haciéndole el trabajo sucio al ex secretario de Gobierno Roberto Romero López.

Esos son los personajes que desde el PAN, han conformado un grupo dentro del movimiento No al gasolinazo en Sonora. Con ellos también está Felipe Negrete, que surgió al activismo en el movimiento de los ‘malnacidos’ e intentó figurar como candidato independiente en el pasado proceso electoral, pero no reunió los requisitos para tal efecto.

Ahora falta ver la reacción de los señalados por éstos como infiltrados de otros partidos políticos (señaladamente Morena), y una tercera corriente que aparece en el movimiento, más bien dispersa, pero en la que figuran personajes como el ex diputado local y ex alcalde perredista de Empalme, Jesús Ávila Godoy, entre otros.

El movimiento original en el que figuran Rosa María O’Leary, Hermes Ceniceros y Patricia Duarte, por citar a algunos, se ha deslindado a su vez de los panistas embozados y no reconoce como suyas las posiciones y acciones que asuman y lleven a cabo.

Si hasta antes de esta ruptura las posibilidades de llevar a buen puerto el pliego petitorio eran más bien precarias, la situación ahora es más complicada, considerando que las mesas de negociación con los diputados se habían convertido en tierra de nadie, no sólo por lo disparatado del pliego petitorio, sino porque todos reclamaban para sí la exclusividad de la representación del movimiento, lo que finalmente derivó en lo vivido ayer.

Como dato curioso, no hay, entre todos los personajes aquí mencionados, uno solo que pueda ser señalado como infiltrado del gobierno. En los hechos, las diferencias entre panista, morenistas y otros ‘independientes’ fueron lo que dio al traste con este movimiento que podría haber dado para más.

Lo que es un hecho también es que ambos grupos seguirán convocando a manifestaciones prácticamente por las mismas demandas, pero desde trincheras no sólo separadas, sino en guerra entre ellas. Lástima.

II

Y a propósito, si la zancudera lectora, el matabichos lector quieren ampliar la información sobre este asunto, los invito a que sintonicen mañana, en punto de las 18:00 horas, el 101.1 FM de su radio.

En el programa Ecos Noticias que conducen Jesús Olivas y Alfredo Ochoa, mismos que este viernes tendrán como invitados a Gerardo Ponce de León y quien esto escribe, en una mesa de análisis y discusión sobre lo que ha ocurrido con el movimiento No al gasolinazo en Sonora.

Se va a poner bueno.

III

Casi se nos acaba el espacio y apenas nos da oportunidad de citar a vuelo de pájaro algunos pasajes de la entrevista que el secretario de Gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella tuvo con los integrantes de la Mesa Cancún, que preside el empresario transportista y editorial Carlos Rodríguez Pérez.

El funcionario lució sereno cuando se le cuestionó su presunta participación en conflictos, como el mencionado líneas arriba; el de los yaquis y el gasoducto o el de la Universidad de Sonora.

El Potrillo prácticamente se puso el sombrerito de Sabina y dijo: “lo niego todo”.

Apuntó que a los del No al gasolinazo se le han respetado todas sus manifestaciones, incluso algunas bastante virulentas, y se han canalizado algunas de sus demandas a las instancias correspondientes, ya que muchas de ellas no competen directamente al gobierno del estado, sino a los municipales, al federal, o al Poder Legislativo y a la Suprema Corte o la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.

Sobre el asunto de los yaquis, dijo que por primera vez en muchos años, la elección de las nuevas autoridades tradicionales se dio en un clima de paz social y desde el pasado 6 de enero los ocho pueblos cuentan con sus nuevos gobernadores. Sostuvo que el caso del gasoducto se salió de control por un momento, cuando se registró el enfrentamiento entre indígenas de Loma de Guamúchil y Loma de Bácum, dejando como saldo un muerto (por cierto, del bando que apoya el gasoducto), y eso se debió a la intromisión de agentes externos a la etnia.

Y de la Unison, sostuvo que si a alguien conviene que la sucesión en Rectoría se dé en los mejores términos de civilidad, es al propio gobierno del estado, pues no es el mejor escenario contar con una Universidad sumida en el conflicto. Recordó que ya ha tenido encuentros con el rector Heriberto Grijalva Monteverde y estos han sido cordiales.

Por lo pronto aquí la dejamos.

También nos puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=117451

Publicado por en Feb 17 2017. Campo bajo El Zancudo. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte