Hermosillo, Sonora. Sbado 17 de Agosto de 2019
 
|

Sonora: la región menos transparente

guillermo_padres

El Zancudo
(No mata, pero hace roncha)

Arturo Soto Munguía

 

Ya se está haciendo costumbre abrir la semana con un nuevo escándalo sobre las prácticas gubernamentales que a lo largo de este sexenio han documentado abundantemente las razones por las cuales los sonorenses ya no quieren queso, sino salir de la ratonera.

Una ratonera, hay que decir, en la que los ciudadanos solamente observan con asombro, el obsceno banquete en el que los ratones se hartan a más y mejor, abalanzándose rabiosamente hasta por las migajas, como si no hubiera un mañana.

Y bueno, es que en realidad no hay un mañana. Es decir, sí hay, pero para el gobernador de Sonora y sus amigos, ese mañana se posterga varios años, ya que algunos asuntos que presuponen gastos millonarios, quedaron fuera del escrutinio público ya que el gobierno del estado los consideró “Acuerdos de Reserva”, con lo cual evita ofrecer información sobre los mismos hasta dentro de 5, 6 o 10 años.

Algunos de los temas sobre los que el gobierno se niega dar información ni siquiera estaban en la agenda de la oposición en Sonora, pero a partir de hoy ocupan un lugar privilegiado y se convertirán en materia para enderezar nuevos recursos legales contra la administración estatal, para que aclare montos y destinos de recursos que se presuponen millonarios.

Por ejemplo, muy poca gente sabía que desde 2009, el gobierno del estado mantiene un fideicomiso a través del cual se les otorga dinero a los padres y familiares de los niños fallecidos en el incendio de la Guardería ABC, pero hoy todo mundo conoce del asunto, y los más interesados en que se transparente esa información deberían ser los propios deudos, ya que de no hacerlo, las especulaciones al respecto se dispararán hasta el tope.

Eso sin contar la eventualidad de que, conociendo cómo se las gastan en el Nuevo Sonora, les hayan birlado o escamoteado esos recursos a los padres de las víctimas.

Otro de los temas mandados a la reserva, es el de los montos gastados en asesoría de comunicación. Cualquier persona relacionada con los medios, sabe que las áreas de Comunicación Social e Imagen Institucional del gobierno del estado, fueron durante estos cinco años un agujero negro por el que se han ido miles de millones de pesos, y que su destino dependió exclusivamente del criterio de los titulares de esas dependencias, Jorge Morales Borbón y Javier Alcaraz Ortega, respectivamente.

Es muy obvio como éstos, y otros funcionarios menores que hace cinco años fácilmente encuadraban en la clasificación de piojos revividos, hoy ostentan propiedades millonarias y presumen un tren de vida que ya quisieran algunos prósperos empresarios. Todo ello, se presume, gracias al manejo discrecional del presupuesto y sus inversiones privadas con recursos públicos, asociados con personas clave, que podrían ser precisamente esos “asesores de comunicación” cuyos datos se mantendrán bajo reserva hasta dentro de varios años.

Se entiende que los gobiernos tienen la prerrogativa de reservar cierta información, bajo el criterio, citado por el propio titular de enlace de la gubernatura, Óscar Francisco Rodríguez Miranda: “(De darse a conocer esa información) se estaría poniendo en riesgo la vida, seguridad y salud de cualquier persona. Se arriesgaría la estabilidad de las instituciones del estado de Sonora y sus municipios; o la integridad de las máximas autoridades de los tres poderes de la entidad”.

El argumento es a todas luces un despropósito. Existen, ciertamente, temas como el destino de los recursos y los montos de los mismos, orientados a la seguridad en las giras del gobernador; datos sobre vehículos asignados a secretarios y subsecretarios, así como a personal de la Casa de Gobierno, que deberían permanecer bajo reserva por cuestiones de seguridad.

Pero particularmente el asunto de los recursos gastados en comunicación, difícilmente puede ser considerado como uno que ponga en riesgo la vida, seguridad y salud “de cualquier persona”, o que arriesgara la estabilidad de las instituciones o la integridad de las máximas autoridades “de los tres poderes” de la entidad.

A menos que por esto último se entienda a ese puñado de funcionarios que no hace mucho pateaban botes por las calles de la ciudad, con una mano atrás y otra adelante, y hoy aparecen como potentados secuestrables.

Pero momento. Decíamos líneas arriba que buena parte de la información que el gobierno se ha reservado no forma parte de la agenda de la oposición en Sonora. Eso no significa que haya gente interesada en conocerla.

De hecho, la nota de la semana se originó a raíz de una solicitud de acceso a la información pública (folio 00162614) que provocó la multicitada respuesta del gobierno del estado, y la revelación de que esa información no puede ser dada a conocer. Ojo: la solicitud fue sobre temas específicos, por lo que no se descarta que en otros temas, también existan reservas similares, lo cual estaría dibujando de cuerpo entero, al gobierno más opaco, menos transparente de los que se tenga memoria.

En resumen: alguien preguntó por esos temas y se encontró con que la información no estará disponible hasta dentro de una década.

En cualquier otra circunstancia, esto no habría hecho tanto ruido. Pero en las actuales condiciones, con un gobierno que hizo de la corrupción y el agandalle un binomio que si no es inédito por lo menos es histórico, las cosas cobran otra dimensión y se convierten en materia para llamar a cuentas a los actuales gobernantes.

El tema apenas comienza.

II

Este martes, al filo de las 8:30 horas, el Colectivo de Reporteros de Sonora tendrá como invitada a su mesa a María Dolores del Río, aspirante a la candidatura del PAN a la alcaldía de Hermosillo. Ella ya fue presidenta municipal durante el periodo 2003-2006.

Por razones que tienen que ver con los ajustes de cuentas entre corrientes internas del panismo, Lola del Río fue marginada del mesón del padrecismo y durante todos estos años la han mantenido en el anaquel de las personas ‘non gratas’ del grupo que hegemoniza el poder en el panismo gobernante.

Lo que no han podido, y eso es de reconocerse, es desaparecerla del panismo no gobernante, ese que hoy puebla las calles de Sonora, y señaladamente de Hermosillo, con un gran signo de interrogación sobre sus cabezas, preguntándose, después del saqueo y la desvergüenza del padrecismo, si para eso querían la alternancia.

La administración de Dolores del Río, ciertamente, está lejos de ser considerada una de las mejores en Hermosillo y antes bien, la persiguen fantasmas chocarreros como el del tandeo y el del ‘Cuarto Pasajero’, por citar dos de los más relevantes.

Hoy, sin embargo, se enfrenta a la cargada oficial, al padrecismo dispuesto a imponer al diputado federal Damián Zepeda, un becario del ascenso del panismo sonorense, a quien se cobija desde el cuestionadísimo aparato estatal, dispuesto a aplastar en la elección interna a la ex alcaldesa.

Pero bueno, con ella hay muchos temas pendientes que seguramente estaremos abordando en la entrevista de mañana, que no se deben perder, pues seguramente dará mucho de qué hablar.

Desde luego, tendremos la transmisión en vivo, a través de www.elchiltepin.mx

También nos puedes seguir en Twitter @chaposoto

 

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=74307

Publicado por en Nov 4 2014. Campo bajo El Zancudo. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte