Hermosillo, Sonora. Lunes 20 de Noviembre de 2017
 
|

Un nuevo director del transporte, el mismo chiste

CONTRAPESO
Por Jesús Olivas Figueroa

Me gustaría saber a quién le hurtó la varita mágica que al parecer trae en la diestra el nuevo director del transporte Carlos Morales Buelna, pues así como por arte de magia dice que los camiones que no cumplieron con el puntaje deberán bajar la tarifa.

Luis Iribe presionó de algún modo a Sictuhsa, y nunca logró nada, incluso en aquella ocasión que se dio la negociación  entre la Dirección del Transporte y el Sindicato, se llegó al acuerdo de prender aires acondicionados o de plano cobrar solo ocho pesos. Al final del día, los camioneros azotaban a los usuarios con altas temperaturas y los bolseaban con los nueve pesos.

Ahora resulta que Morales Buelna hará que las cosas sucedan por sus pistolas, un tipo que no ha dado la cara a entrevistas para conocer su plan de trabajo, y que tampoco supo manejar la primera reunión con los concesionarios para menguar en lo posible el deterioro en que ambas partes tienen el servicio público.

Si bien es cierto, el Secretario de SIDUR Ricardo Martínez sigue sin tomar las riendas y supervisar la problemática, pero ese es un caso perdido. A Carlos Morales le toca la parte operativa, y no hay vestigios ni un pasado positivo que respalde las cualidades de este joven que se ha mantenido en la sombra del gobierno, luego que demostró en 2003 que su capacidad no le alcanzaba ni si quiera para lograr la Diputación local de la mano del candidato a la gubernatura ganador, Eduardo Bours.

Su experiencia no dice nada, menos en el ramo al que lo mandaron, y si la situación del transporte público está resquebrajado, no creo que sea el director ideal para empezar a pegar los fragmentos que hicieron añicos sus otrora símiles. El puesto requería un hombre cabal en la política, con sutil mano zurda, con vasta inteligencia como para entablar pláticas serias con Sictuhsa y evidenciar chispas que lo conduzcan a la solución.

No lo veo, Morales no ha dejado huella en ningún puesto que ha ocupado, ha sido simplemente un burócrata, pero de resolver temas prioritarios como es el transporte, nomás no. Y es ahí precisamente donde la caballada es flaca, mandaron al menos indicado, y ojalá me cierre la boca y se lo reconoceré, pero de lo contrario, la problemática del transporte recrudecerá y la crisis sería inminente. Tiempo al tiempo.

Lo de Sictuhsa es otra cosa, José Luis Gerardo tiene la presión a tope, sus agremiados están decididos a no ceder, y como su líder, deberá responderles. Sin embargo, el estado ya reaccionó, y conste que no por obra de magia de Morales Buelna, sino que se hizo basado en la ley de transparencia, donde sabemos que todas las entidades, incluidos sindicatos que reciban dinero público pueden ser auditados, y ante la calamidad con la que opera el transporte, al gobierno no le quedó más que analizar sus finanzas públicas.

Un golpe que seguramente será certero, pues el convenio que se firmó, ha sido ignorado a más no poder, el tiempo estimado de espera ha subido alarmantemente a 40 minutos en algunas rutas, específicamente en la 4, mientras que cada día sale de circulación un camión.

El cáncer en el servicio de transporte urbano se expande, pulula todas las vías respiratorias, y de seguir así, el colapso es evidente, pues en medio año, reculó en su mejora, y no hubo un solo punto a favor, Sictuhsa está viviendo con respiración artificial, y si el estado lo decide, podrá tomar las riendas del servicio, y entonces tendría una oportunidad de vivir. Solo así.

Insisto, el trabajo que le espera a la dirección del transporte es vital, y creo que si Luis Iribe no pudo, con capacidad sobrada y demostrada, Morales tienen ante sí un reto al que no está acostumbrado, dar resultados positivos.

La mandataria está interesada en arreglar el problema, no hay duda, ha dicho y hecho lo conducente para enmendarlo, solo que los encargados de darle resultados no han podido con el paquete, por ello he señalado a Martínez Terrazas como uno de los responsables, Carlos Morales debería ser un enviado de él, pero al parecer no le interesa.

El problema del servicio de transporte público es añejo, pasan los años y no se ven mejoras sustanciales, los usuarios siguen sufriendo el mismo síndrome, y ya no les queda de otra más que lidiar con la problemática como parte del día a día. Lamentable.

 

 

Listo…Dios los bendiga, cuide y proteja…

Cualquier duda, aclaración o crítica, mi correo es jessolfi@gmail.com Twitter @jessolfi_y

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=134575

Publicado por en Nov 9 2017. Campo bajo Contrapeso. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte