Hermosillo, Sonora. Miercoles 20 de Noviembre de 2019
 
|

Visión… cómo debe de ser

ARCHIVO CONFIDENCIAL
POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

DESDE QUE EMPEZÓ la campaña “Ponte frente al espejo” que desarrolló de pe a pá el secretario de Salud, Enrique Claussen, lo dije y comenté que no le entendía. Los videos iniciales a través de spots alimentaban esa incertidumbre pues no le encontraba ni pies, ni cabeza.

No me da ni tantita pena escribir que estuve en el evento ante una insistencia inmerecida, por cierto, pero ya me conozco. Llegué en modo más que odioso, tan es así que llegando, llegando, saludé a Claussen y en esa fase rara en mí (¿?) de inmediato le hice buylling, muy ácido, pero que luego de ver el programa presentado, ahora me arrepiento pero un poquito para no dejar de lado mi esencia negativa en la que el escepticismo e insensibilidad es parte intrínseca de uno. Como debe ser en todo periodista crítico. Lo mismo que el alacrán.

Con cinco minutos de presencia basta para señalar que asistí, fue el pensamiento primario. Se iba llendo el Pato de Lucas pues tenía una conferencia de prensa, estuvieron casi  todos los secretarios, directivos de gran cantidad de organizaciones civiles como Marcela Gándara quien estaba al frente y empresarios de todo tipo, vaya, fue hasta un Ricardo Mazón quien rara vez asiste a este tipo de eventos pues suele engentarse y le da migraña.

De las 600 sillas iniciales, se incrementó a poco más de mil.

Entre la raza del medio se habló de que habría con seguridad un predestape. Cosas de grilla.

La gobernadora Claudia Pavlovich, como siempre, atenta, servicial y sonriente en aquel mundo de gente que inundó y sofocó el lugar del centro de convenciones La Cascada. A lo mejor el humor no estaba para ser pacientes pues hubimos, como muchos, que dejar estacionado nuestro carro allá lejos, y la caminata no fue agradable por la calor.

Nos faltó nicotina para suavizar el humus que cargábamos pues se me olvidó llegar a un Oxxo por mis malboro blancos poket, de los cigarros más pequeños para fumar menos. Y entrábamos y salíamos del recinto, como muchos colegas y funcionarios lo hacíamos.  Pero en una de esas entradas, el ambiente entre los presentes se sintió raro. Muy sensible. Y por fin, pusimos un poco de atención al tan cacaraqueado programa.

¿Y sabe lector?, no me crea e ingrese a la página web para que me entienda el por qué ahora soy uno de los principales promotores de dicho programa, ya después podrá mandarme los mensajes que guste www.pontefrentealespejo.com

Un hecho está claro. Los estudiosos del comportamiento social han establecido indicadores para conocer cómo las ciudades, son entes vivos, transmutan conforme a las circunstancias y los tiempos.

Hay estudios que establecen que para el 2050 el 66 por ciento de la población en el mundo vivirá en la zona urbana, según datos de la ONU https://bit.ly/2YjRKhu de tal manera que como programa paralelo de gobierno, quienes hoy son alcaldes, deberían de estar atentos a las 12 metas y 52 indicadores que se manejan en los estatus como ciudad que se establecen a través de cuatro dimensiones claves: la gente, la organización, el lugar y el conocimiento”. https://bit.ly/2Y8A5cl

¿Me fui a las nubes?… déjeme bajarlo al plano terrenal.

Cuando se menciona la dimensión “gente” nos referimos al apoyo que se debe otorgar al habitante desde el tipo de vista emocional como lo hace precisamente el programa de Enrique Claussen que obviamente requerirá de estrategias de mayor avance para que no muera junto con el sexenio.

Luego, al hablar de “organización”, los parámetros son muy amplios pues por ejemplo, se debe establecer el estatus actual y futuro de la ciudad. ¿Debemos promocionar  a Hermosillo –o a cualquiera–, como una ciudad con destino industrial, turístico, comercial, de salud como lo quiso hacer Manlio al conformar la capital del noroeste, o académico que en su momento tuvo un auge que decayó?

Se debe establecer la caracterización principal de la ciudad que hoy cuenta con un millón y pico de habitantes y “vender” esa imagen al mundo. El día a día mata a nuestros gobernantes quienes, en la toma de decisiones diarias, olvidan o limitan la “personalidad” por así llamarla que debería tener Hermosillo y que en su momento empresarios preocupados constituyeron el programa “Visión 20-50” o algo así que nos daba un rumbo pero que cayó en el olvido.

Al manejarse la dimensión “lugar” se debe inmiscuir sí, lo que se planeó en el Implan en cuanto a construcción, pero esto va más allá y hay que verlo de manera global y territorial pues la fisonomía de la ciudad nos amplía nuestra mente, es decir, al municipio lo conforman casi 20 mil kilómetros cuadrados que en hectáreas son más menos cinco millones 750 mil hectáreas https://bit.ly/2XaEY8r   y de esas el casco urbano de la capital se ubica entre 13 y 15 mil cuadras y en cada cuadra (una hectárea, cien por cien metros) viven al menos 20 familias lo cual nos da un total del millón y pico de gentes que habitamos esta ciudad.

Espero no haberlos enredado pero no pierda de vista el potencial impresionante que tenemos y que nos coloca como el municipio 16 en México con mayor probabilidad de crecimiento debido a que hay ciudades que ya no pueden crecer más. Guarde en su mente este dato.

Pues bien, le corresponde a nuestras autoridades definir el rumbo de crecimiento por ello valoro el esfuerzo que hace la alcaldesa Célida López por echar a andar el acuaférico o ramal norte, pero tiene que cumplir con los requisitos básicos de ley. Ese es su problema.

Fuera de grilla estimado lector y aun y cuando Célida esté cumpliendo con los intereses padrecistas, ojalá logre y eche a andar el ramal norte. Ella va a pasar, la ciudad seguirá con su crecimiento normal.

¿Me explico el contexto?

Entonces, los futuros integrantes de Hermosillo, venidos de fuera o nacidos aquí, deben ser insertados en una ciudad que no solamente les permita una grata convivencia, un vivir bien y cómodamente, sino en un “lugar” que les ofrezca garantías de crecimiento particular y social, con una cultura que nos permita hacer caso a proyectos como la recolección de la basura –que ocurrirá en julio–, ya separada en orgánica e inorgánica –lo que nos obligará a comprar otro contenedor casero a aquellos que entendemos el punto–, entre ene cantidad de cosas. Por eso siempre diré, qué bueno que a Norberto Barraza en Servicios Públicos, quien acá entre nos, debería ser alcalde.

Y cuando se habla de la dimensión “conocimiento”, no se trata en exclusivo del aspecto académico. Esa es una parte importante pero menor. El tema es la capacidad de qué hacer como ciudad ante una situación determinada y aquí entra el término “resilencia” que tanto ha pregonado Memo Moreno y a quien no hay que perder de vista pues como la hormiguita está haciendo su trabajo toda vez que el concepto básico habla de la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente ante situaciones adversas que convertidas a lo macro ya versa sobre la respuesta de las ciudades a enfrentar problemáticas más amplias.

Y para enfrentar esas problemáticas se requiere talento que se nutre de conocimiento. ¿Me explico?

Pero hay que empezar por lo básico y eso es el programa  www.pontefrentealespejo.com

¿Visto así?… ¿me explico su importancia ahora que acaba de empezar?

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

 

 

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

URL corto: http://h.canalsonora.com/?p=168798

Publicado por en Jun 26 2019. Campo bajo Archivo Confidencial. Puedes seguir cualquier respuesta a través de RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comentarios cerrados

Comparte